Una bióloga chaqueña fue distinguida con el «Oscar Verde»

micaela

Micaela Camino, investigadora del CONICET en el Centro de Ecología Aplicada del Litoral (CECOAL, CONICET – UNNE) fue una de las ganadoras de los premios Whitley que se entregaron este miércoles en Londres. Este galardón es conocido como el “Oscar Verde” y distingue a proyectos de conservación orientados a países ricos en biodiversidad.

La propuesta premiada tiene el objetivo de aumentar las capacidades de las comunidades locales para conservar el quimilero y el Chaco argentino. El pecarí quimilero (Catagonus wagneri) es una especie endémica de la región del Chaco seco que está amenazada y que, de acuerdo a estimaciones de la investigadora, podría desaparecer en menos de 30 años.

 La joven chaqueña dio detalles del premio y señaló que recibió una estatuilla y 40 mil libras para financiar un proyecto. Además, destacó que este reconocimiento ayuda llegar a los medios para poder difundir su trabajo.

En este marco, Camino aclaró que la Red Agroforestal del Chaco va a manejar el dinero ganado y adelantó el nuevo proyecto en el que trabaja: un artículo sobre la ubicación de los bosques que quedan en el Chaco y quiénes son “los verdaderos guardianes”.

En un reciente estudio del que participó Micaela Camino, se logró identificar que la mayoría de los bosques que quedan en la región del Chaco seco pertenecen a comunidades indígenas y a familias criollas campesinas, mientras que las áreas protegidas sólo abarcan una pequeña parte de la superficie.

El objetivo final del proyecto de la investigadora es lograr la implementación de planes de conservación específicamente orientados a la región del Chaco, para que se puedan ejecutar de manera conjunta con los gobiernos y con la sociedad.

Micaela Camino es doctora en Ciencias Biológicas y se especializa en Biología de la Conservación. En 2010 se radicó en Chaco, mientras realizaba sus estudios de doctorado a través de una beca del CONICET. Posteriormente, se sumó al equipo del Laboratorio de Biología de la Conservación del CECOAL como becaria postdoctoral. Recientemente fue seleccionada para el ingreso a la Carrera de Investigador Científico (CIC) del CONICET.

Acerca de los premios Whitley

Los premios Whitley se entregan cada año y son destinados a conservacionistas de la vida silvestre que trabajan en países ricos en biodiversidad. Además del reconocimiento, la distinción incluye recursos financieros para la ejecución de proyectos diseñados en base a conocimiento científico y trabajo conjunto con comunidades locales, con el objetivo de lograr beneficios duraderos para los paisajes y las personas.

Los ganadores también reciben formación y visibilidad en los medios de comunicación, incluyendo películas narradas por el prestigioso naturalista y divulgador científico, David Attenborough. Los ganadores del Premio Whitley se unen a una red internacional de antiguos alumnos que pueden optar a la financiación de continuación, lo que permite ampliar las soluciones de conservación que han tenido éxito.

En ediciones anteriores fueron distinguidos otros proyectos de investigadores del CONICET, como los de Pablo García Borboroglú, referido a la conservación de pingüinos; Ignacio Roesler, sobre conservación del macá tobiano y José Sarasola, para la conservación del águila del Chaco.