Un nuevo antibiótico para infecciones graves ya llegó al país

45636

Una nueva terapia ya disponible en el país desafía a la resistencia antimicrobiana: se trata de un nuevo antibiótico que combina las drogas ceftazamina y avibactam y que está indicado para el tratamiento de pacientes adultos internados con infecciones provocadas por bacterias Gram-negativas.

Dentro de estos patógenos se encuentra la Klebsiella pneumoniae resistente a Carbapenems  (KPC), que presenta mayor preocupación ya que ha sido detectado en las 24 provincias del país y que provoca infecciones asociadas con altas tasas de morbilidad y mortalidad, y es resistente a casi todos los antibióticos disponibles.

La nueva combinación de antibióticos está indicada para el tratamiento de infecciones intra-abdominales complicadas, infecciones complejas del tracto urinario y neumonías adquiridas en el ámbito hospitalario,como por ejemplo la neumonía asociada al uso de respiradores. Además, la combinación de ceftazidima-avibactam, está indicada para el tratamiento de infecciones graves por Gram-negativos en pacientes que han agotado las demás opciones terapéuticas.

Como parte de su mecanismo de acción, avibactam (de la familia de los inhibidores de la enzima “betalactamasa”, producida por las bacterias para eludir el efecto de los antimicrobianos betalactámicos) permite restaurar el mecanismo de acción de la ceftazidima (una droga de la clase de las cefalosporinas, que forma parte del grupo de los betalactámicos) para luchar contra algunos de los agentes patógenos Gram-negativos más resistentes, que son motivo de preocupación sanitaria a nivel mundial.

Esta nueva opción, a su vez, posibilita una disminución en la cantidad de antibióticos administrados. Hoy, permite la biterapia para casos que, hasta ahora, requerían hasta 5 terapias con diferentes tipos de antimicrobianos para un mismo tratamiento, con la consecuente disminución en los costos hospitalarios.

“En Argentina, se observa una necesidad creciente de terapias para el tratamiento de bacterias multirresistentes, especialmente en el ámbito hospitalario. El rápido aumento y la gran proliferación de patógenos Gram-negativos es un desafío enorme para la ciencia” sostuvo el doctor Fernando Pasteran, especialista en Microbiología Clínica y profesional adjunto del Servicio de Antimicrobianos, Laboratorio Nacional de Referencia, Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas, INEI-ANLIS Dr. Carlos G. Malbrán.

“Necesitamos contar con nuevos antibióticos para luchar contra las infecciones hospitalarias causadas por gérmenes resistentes, ya que por el momento no disponemos de suficientes alternativas terapéuticas efectivas y tolerables para el paciente”, concluyó.

La combinación de ceftazidima-avibactam se administra por vía endovenosa y está indicada para tratar personas con infecciones bacterianas Gram-negativas confirmadas o sospechadas que requieren hospitalización.

Entre los principales efectos adversos reportados por el uso de la terapia combinada (n=2024 en siete estudios clínicos en fase II y III) en el 5% o más de los pacientes se observó la presencia de anticuerpos (prueba de Coombs) que precipitan la desaparición de los glóbulos rojos (anemia hemolítica), náuseas y diarrea. Los cuadros de diarrea y náuseas fueron, en general, en grado leve o moderado de intensidad.

Actualmente, la resistencia antimicrobiana es uno de los problemas de salud pública más preocupantes del mundo. Se la considera responsable cada año de cerca de 700 mil casos fatales mientras que, según las estimaciones proyectadas para el 2050, fallecerán anualmente por esta causa 10 millones de personas.

Entre las recomendaciones para disminuir el impacto de la resistencia antimicrobiana, el doctor  Francisco Nacinovich, Jefe de Infectología en el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA) y Médico Infectólogo de Centros Médicos Dr. Stamboulian, recomendó “evitar el mal uso de antibióticos y promover un empleo responsable de los mismos, practicar siempre el lavado de manos, concretar el alta temprana de los pacientes que se encuentren estables y respetar las medidas para el control de las infecciones hospitalarias (llamadas actualmente “asociadas a los cuidados de la salud”) que se implementan en las instituciones. Además, la higiene periódica de las superficies y los elementos médicos son pilares fundamentales”.