Tras una larga sesión, el Senado aprobó la reforma previsional

0000279594

El debate comenzó ayer alrededor de las 15 y se extendió hasta la medianoche, tras la exposición de los legisladores. Ahora, el proyecto será enviado a Diputados para su sanción definitiva

La Cámara de Senadores de la Nación debatió y dio ayer media sanción al proyecto de ley de reforma previsional con 43 votos a favor, 23 en contra y 3 abstenciones, por lo que ahora será girado a la Cámara de Diputados para su aprobación definitiva. Además, se aprobaron las iniciativas de Responsabilidad Fiscal y de Consenso Fiscal, acordadas entre el Poder Ejecutivo y las 23 provincias nacionales.

Entre sus principales puntos, la reforma al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) plantea un ajuste en los valores de las jubilaciones, pensiones y prestaciones sociales. El oficialismo planteó en un primer momento que los montos se determinen de acuerdo a la inflación más un plus en relación al crecimiento de la economía, pero el peronismo requirió que el cálculo sea diferente. Finalmente, se resolvió que se haga en base al 70% del índice inflacionario y al 30% de la variación de los salarios, según el índice de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte) que publica el Ministerio de Trabajo nacional.

“En ningún caso la aplicación de dicha fórmula podrá producir la disminución del haber que percibe el beneficiario”, sostiene el proyecto. La iniciativa también propone que la actualización de los haberes, hasta ahora semestral, se haga de manera trimestral desde 2018, realizándose en los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre de cada año.

Otros ejes relevantes

Entre las claves del documento debatido en Senadores se establece que se “garantiza a los beneficiarios de la Prestación Básica Universal (PBU) que acrediten 30 años o más de servicios con aportes efectivos el pago de un suplemento dinerario hasta alcanzar un haber previsional equivalente al 82% del valor del salario mínimo vital y móvil”.

Asimismo, el proyecto de reforma previsional contempla extender en forma optativa la edad jubilatoria. Los empleadores podrán intimar a que sus trabajadores inicien los trámites de acceso a la jubilación solo a partir de que cumplan 70 años, y no 65, como establece el régimen actual, de modo tal que se podrá elegir trabajar más años si se lo desea, sea hombre o mujer. Quedaron afuera de este artículo los “trabajadores del sector público” nacional, a fin de reducir el déficit de las cuentas del Estado.

La medida considera también la eliminación de las jubilaciones de privilegio y los regímenes especiales. Oficialmente, se informó que hoy hay 7.203 beneficiarios de estas pensiones especiales, entre los que figuran expresidentes y vices, jueces de la Corte y diplomáticos retirados.

Esta reforma prevé que se elimine el tope de remuneración máxima, que actualmente es de $81.918,55, sobre el cual se realiza el descuento previsional a los empleados de salarios elevados. El objetivo de este cambio es que la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) tenga mayores ingresos. Actualmente el monto de los retiros tiene un límite, que es de $53.090,20, al cual se ata la retención de Ganancias, monto que irá creciendo a año a año a medida que ingresen aportes más altos.

Movilización de gremios opositores

Un grupo de gremios opositores al Gobierno prometieron ayer dar pelea en la calle contra el paquete de propuestas que se debatió en el Senado de la Nación, asegurando que “el que levante la mano” para votar a favor de la reforma provisional “va a salir publicado con foto y fecha de nacimiento”. Tras una movilización que llegó a las puertas del Congreso, advirtieron a los legisladores que perderían “el anonimato” si apoyaban las medidas promovidas desde el Ejecutivo nacional.

Puntos claves del proyecto de ley

– Actualización trimestral de haberes según el 70% del índice de inflación y el 30% de la variación de los salarios

– Garantiza el 82% móvil para los beneficiarios de la jubilación mínima

– Se prevé la extensión optativa a 70 años de la edad de retiro

– Elimina las jubilaciones de privilegio y el tope de remuneración máxima