Sobre la reforma tributaria.

Por Aida Ayala, diputada nacional de Cambiemos por el Chaco.
aidaayala-660x330

Para que la Argentina sea definitivamente un país competitivo, confiable y atractivo para que los inversores, tanto locales como internacionales, decidan desarrollar sus proyectos productivos, es necesario tener el coraje de impulsar los cambios necesarios para que esto suceda.

La presión fiscal en la Argentina, es la más alta de la región y una de las más altas del mundo, tornándose muy complicado, hasta imposible, competir con otros países donde existen menos impuestos que gravan a los productos.

En este entendimiento, nuestro Presidente, Mauricio Macri, impulso una Reforma Tributaria, que en estos días es tratado y debatido en el Congreso de la Nación, la cual debe cumplir el doble rol el de seguir reduciendo la presión fiscal a los argentinos y a la vez cumplir con metas de reducción del déficit fiscal.

El principal objetivo del Gobierno Nacional es reducir la pobreza, para eso el camino es crear trabajo formal, productivo, de calidad y para crear trabajo es necesario que se incentive y promueva la inversión. Debemos revertir el actual esquema tributario que en lugar de promover la inversión, la desincentiva. En los últimos 10 años, la inversión, como porcentaje del PBI, bajo del 19.5 % al 14.8 por ciento.

El proyecto impulsado propone, en un plazo de 5 años: 1) Reducir las Contribuciones Patronales a la Seguridad Social para incentivar a la formalización del empleo; 2) Eliminar el límite máximo aplicable a la base imponible para aportes a la Seguridad Social, que actualmente es de $ 82.000; 3) Reducción del Impuesto a las Ganancias para aquellas Empresas que reinviertan sus utilidades; 4) Reducción de la carga impositiva a los Emprendedores, para lo cual se aumenta la Deducción Especial del Impuesto a las Ganancias a los Trabajadores Autónomos;5) Devolución de saldos a favor del IVA cuando este provenga de Inversiones; 6) Reducción y gradual eliminación, con el acuerdo de las Provincias, de impuestos distorsivos como el impuesto a los Ingresos Brutos; 7) El Impuesto sobre los Créditos y Débitos Bancarios podrá ser utilizado, gradualmente, como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias; 8) Reducción de Impuestos Internos en productos electrónicos y vehículos de gama media; 9) Aumento de Impuestos Internos en productos de alta gama y en productos perjudiciales para la salud como las bebidas alcohólicas, los cigarrillos, etc.; 10) Se propone gravar con IVA los servicios digitales prestados por empresas del exterior; 11) Se propone gravar la renta financiera que obtienen las personas físicas. Tener en cuenta que las personas jurídicas ya tributan por las rentas financieras que obtienen y 12) Se elimina el Impuesto a las Transferencias de Inmuebles (ITI).

En cuanto a la reducción de Aportes Patronales se propone reducir el costo de contratación de los trabajadores menos calificados para promover su ingreso al mercado laboral formal. Por eso se propone la implementación gradual (en cinco años) de un Mínimo no Imponible (MNI) para contribuciones patronales, con el cual los primeros $12.000 de remuneración bruta no pagarían estas contribuciones. Esto incrementará la demanda de trabajo, impactando positivamente sobre el nivel de empleo y de ingresos de los trabajadores.

Con respecto a la reducción del Impuesto a las Ganancias para aquellas empresas que reinviertan el proyecto contempla reducir, en un plazo de 4 años, la alícuota del impuesto a las ganancias de 35% a 25% para ganancias que no se distribuyan. Así, las empresas tendrán mayores incentivos a reinvertir sus utilidades.

En relación al aumento de la deducción especial del Impuesto a las Ganancias a los trabajadores autónomos se propone duplicar el importe de la deducción especial que podrán computar este sector dado que en la actualidad el monto de la deducción especial para trabajadores dependientes es sustancialmente superior al aplicable para trabajadores autónomos (3.8 veces).

La devolución de saldos a favor del IVA cuando este provenga de inversiones es otro punto del proyecto. Actualmente, quien invierte puede tener que esperar mucho tiempo para recuperar su crédito fiscal de IVA por la inversión realizada. Esto incrementa el costo financiero de invertir y desincentiva la inversión, por eso se propone implementar un régimen de devolución del Crédito Fiscal de IVA a las empresas que hayan realizado inversiones y no lo hayan recuperado en un lapso de 6 meses.

En cuanto a la Reducción y gradual eliminación del impuesto sobre los Ingresos Brutos, las Provincias se comprometieron, en el marco del CONSENSO FISCAL firmado el 16/11/17, a disminuir progresivamente las alícuotas hasta la exención del mismo para la Producción Primaria, la Industria, el Transporte, la Construcción y la Explotación de Minas, los Créditos Hipotecarios. Estableciéndose un tope máximo del 5 % para el Comercio. Recordemos que este es un tributo distorsivo que atenta con el objetivo de mejorar la competencia de nuestra producción debido a que es un impuesto que recauda en cada eslabón de la cadena productiva.

El Impuesto sobre los Créditos y Débitos Bancarios es otro punto previsto en el proyecto y podrá ser utilizado, como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias. Actualmente, solo el 34 % de lo que retienen las entidades financieras, puede ser tomado como pago a cuenta, por ello se propone, gradualmente, ir incrementando el porcentaje del mismo que se toma como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias, hasta llegar al 100 % del mismo. También este impuesto se aplica en todos los eslabones de la cadena productiva generando crecientes distorsiones.

En cuanto a gravar la renta financiera que obtienen las personas físicas, proyecto prevé aplicar una alícuota del 15 % para rendimientos provenientes de instrumentos en moneda extranjera. En tales casos no se gravan las diferencias de cambio ni actualizaciones. Para rendimientos de instrumentos de renta fija en pesos, la alícuota será del 5 %. El Mínimo no Imponible se fijara en una renta de $ 65.700 anuales. Recordemos que de los 6 países más grandes de Latinoamérica, Argentina es el único que no grava las rentas financieras de las personas físicas.

En este camino que comenzamos a transitar juntos todos los argentinos es imperioso realizar reformas en beneficio del conjunto de la sociedad. Siempre todo proceso de transformación, de cambios, cuesta. Pero es necesario para que todos los argentinos podamos vivir mejor cada día.