Sebastián Wagner confesó que se turnó con su jefe, Néstor Pavón, para violar a Micaela Garcia

micaela-ni-una-menos-642x330

Las últimas horas de la joven de 21 años fueron un infierno, un abuso que se extendió durante todo el camino al balneario Paso de Alonso, donde más tarde se encontró su ropa y una soga. La mataron y después, entre los dos también, ocultaron su cuerpo en el camino a Victoria.

Sebastián Wagner admitió ante la justicia que él violó a Micaela García y señaló a su jefe por el femicidio. El hombre describió ante el fiscal que investiga el crimen de la joven en Gualeguay los detalles más dolorosos de esa noche y explicó que con su compañero, ahora también detenido, habían salido de “cacería”.

Después de haber consumido alcohol y drogas y, todavía bajo ese efecto, salieron los dos a buscar a su víctima. A Micaela la eligieron, la siguieron y, a pesar de su resistencia, lograron subirla a su Renault 18 donde, según sus propias palabras, “la violaron por turnos”.
Por su parte Néstor Pavón, su presunto cómplice y dueño del lavadero de camiones donde Wagner trabajaba, ya fue imputado como coautor del homicidio triplemente calificado y será indagado durante el día de hoy por el fiscal Ignacio Telenta. “El caso prácticamente está cerrado”, aseguraron al diario Clarín fuentes de la investigación.