Wimbledon 2018: Djokovic venció a Anderson y se coronó campeón.

El serbio Novak Djokovic consiguió su cuarto título de Wimbledon al derrotar en la final al sudafricano Kevin Anderson por 6-2, 6-2, 7-6(3) en dos horas y 18 minutos.
noticia-djokovic-wimbledon-la-republica

La corona sobre el césped londinense significa el Grand Slam número 13 de su carrera. De esta manera, el serbio se afianza en la cuarta posición histórica superando al australiano Roy Emerson (12) y quedándose a sólo un trofeo del estadounidense Pete Sampras (14). El español Rafael Nadal (17) y el suizo Roger Federer (20) completan la lista de campeones.

El jugador nacido en Belgrado hace 31 años contaba con un día menos de descanso, al concluir su duelo de semifinales frente a Nadal en la tarde del sábado. Eso sí, Anderson acumulaba 10 horas y 50 minutos únicamente entre sus dos últimos partidos, decididos en cinco sets frente a Roger Federer y John Inser, con quien protagonizó la semifinal más larga de la historia de Wimbledon.

Aún estaba en el recuerdo el último enfrentamiento cara a cara entre Djokovic y Anderson. Fue precisamente en el All England Lawn Tennis and Croquet Club en 2015 y el espigado jugador de 2,03 metros obligó al serbio a remontar dos sets a cero en la cuarta ronda. Si bien el escenario era el mismo, la situación con el título en juego, diferente.

Y el sudafricano padeció los nervios propios de su primera participación en un partido de esta magnitud en la Centre Court. Una derecha larga y una doble falta entregaron el primer break del partido a Djokovic, que aún tuvo tiempo para firmar otro quiebre más (2/2 en el primer set) para poner el marcador 4-1 a su favor en apenas 20 minutos.

Una larga lista con 11 errores no forzados en el set inicial penalizó a Anderson. Por su parte Djokovic, con sólo un error, se mostró muy sólido con su servicio (16/19) que le bastaron para asegurarse el parcial.

Anderson pidió asistencia del fisioterapeuta para tratar su brazo derecho, maltrecho después de la larga batalla de 6 horas y 36 minutos en semifinales. O bien por la presión o por el cansancio acumulado, el de Johannesburgo no terminaba de despegar, de sacar el mismo juego que lo había llevado hasta la última ronda de Wimbledon.

Djokovic supo leer la situación y apretó al resto para calcar el mismo guion que en la primera manga. Abrió el set con un break y le siguió otro quiebre más en el quinto juego (4-1). El serbio incluso fue salvar la única situación de peligro que hasta entonces Anderson logró generar con 5-1, 30-40. Escapó de la opción de break en contra para cerrar también el segundo set con idéntico marcador que el primero.

Anderson había promediado hasta la final 28 aces y más de 60 winners por partido, pero en la final no pudo más que conectar 10 saques directos y un total de 26 golpes ganadores. Tan lejos de sus números, Djokovic voló hacia el título. Aunque aún tuvo que sufrir. Tres dobles faltas en el décimo juego le obligaron a tener que salvar dos puntos de set para mantenerse (5-5).

Con 6-5, también tuvo que levantar un 15-40. Seis oportunidades perdidas al resto (0/6) fueron demasiadas para perdonar al balcánico. Y en el tie-break se impuso la experiencia del campeón. Djokovic fue mejor en el desempate y con un saque sin respuesta abrochó el cuarto título de su carrera en Londres.

• “No hay mejor lugar para regresar”.

El serbio Novak Djokovic afirmó que “no hay mejor lugar para regresar” que Wimbledon, después levantar el título del torneo londinense al vencer al sudafricano Kevin Anderson en la final del torneo y sumar un primer éxito tras meses superando una lesión en el codo.

“No hay mejor jugar para regresar”, señaló aún en la pista el serbio, que venció 6-2, 6-2 y 7-6 (3) a Anderson.

“Es fácil hablar ahora, tuve que confiar en el proceso, confiar en mí”, agregó Djokovic en referencia a su difícil regreso por la lesión en el codo, que le obligó a estar inactivo la segunda mitad de 2017 y de la que se operó a principios de este año.

“Debo un gran agradecimiento a mi equipo, a todos los que me apoyaron los últimos dos años”, continuó Djokovic, que ganó su décimo tercer título de Grand Slam y su cuarto en el All England Club.

“Enfrenté por primera vez una lesión grave, tuve momentos de duda, no sabía si podía volver al nivel para competir”, siguió el serbio.

Djokovic, que había ganado su último grande en Roland Garros hace dos años, se refirió especialmente a tener a su hijo en las gradas viéndolo.

“Se siente genial, por primera vez tengo a alguien gritando ‘papi’, ‘papi'”, expresó. “No puedo estar más feliz con él ahí junto a mi esposa y a todo mi equipo”, agregó.

El serbio, que felicitó a Anderson por su “increíble semana”, habló también del pedazo de césped que mascó cuando terminó el partido.

“El césped sabía muy bien, tuve una doble porción este año”, bromeó. “Es un privilegio haber jugado cinco finales, tengo cuatro títulos, estoy muy orgulloso”, cerró Djokovic, que está de vuelta en su mejor nivel.