Recrudece la tensión en Yemen: la coalición informó la muerte de 165 rebeldes hutíes.

El grupo, liderado por Arabia Saudita, dijo que ese es el saldo de los ataques al sur de la ciudad estratégica de Marib. En los últimos días, los combates causaron 1.000 muertos.
yemen-bombardeos

La coalición militar encabezada por Arabia Saudita en Yemen afirmó este domingo haber matado a más de 165 rebeldes hutíes en ataques al sur de la ciudad estratégica de Marib, donde los combates han causado unos 1.000 muertos en los últimos días.

Los ataques «destruyeron diez vehículos militares y mataron a más de 165 elementos terroristas» en las últimas 24 horas en Al Abdiya, informó la coalición en un comunicado difundido por la agencia oficial SPA.

Desde hace una semana, la coalición anuncia a diario la muerte de decenas de rebeldes en esta zona, donde los insurgentes avanzan hacia Marib, el último bastión del gobierno en el norte de Yemen.

En Twitter, los hutíes afirmaron este domingo que se han apoderado de varios frentes alrededor de Marib, incluido Al Abdiya. Este distrito ha sufrido ataques aéreos en los últimos días que han matado a alrededor de 1.000 rebeldes, según la coalición.

No se han podido verificar estas cifras de forma independiente y los hutíes no suelen informar de las bajas en sus filas.

Al Abdiya se halla a unos 100 kilómetros al sur de la ciudad de Marib, en una región rica en petróleo y geográficamente estratégica entre el norte y el sur de Yemen.

Desde 2014 las fuerzas progubernamentales libran una guerra contra los hutíes, apoyados por Irán y que controlan buena parte del norte del país, salvo Marib.

Desde 2015, la coalición militar dirigida por los saudíes ayuda a las fuerzas progubernamentales en su lucha.

En siete años de guerra decenas de miles de personas, en su mayoría civiles, han muerto y millones han sido desplazadas, según las organizaciones internacionales.

La comunidad internacional busca en vano una solución pacífica a este conflicto que ha provocado la peor crisis humanitaria del mundo, según la ONU. Casi el 80% de la población yemení depende de la ayuda humanitaria para sobrevivir.