Real Madrid aplastó a Espanyol y sigue prendido en la pelea de la liga española

Fue 6-0, con tantos de Cristiano Ronaldo (3), Benzema y James Rodríguez y Oscar Duarte, en contra; El equipo de Zidane queda a cuatro puntos de la cima, que lidera Barcelona
Madrid

Real Madrid ofreció un festival de fútbol y goles frente a Espanyol con un 6-0 en la fecha 22 de la Liga de España, por lo que los merengues volvieron a recortar distancias respecto a Atlético de Madrid, que cayó ayer ante el líder Barcelona.

Un cuarto de hora le alcanzó al equipo dirigido por Zinedine Zidane para sentenciar el duelo frente a los catalanes. Y la caída del Atlético ante Barcelona apretó la lucha entre los perseguidores: los rojiblancos (48) sólo aventajan en un punto a Real Madrid (47).

El francés Karim Benzema abrió el marcador en el minuto siete al rematar de cabeza un perfecto centro de James Rodríguez que, en ausencia del galés Gareth Bale, formó por segundo partido consecutivo en el once del técnico francés. Minutos más tarde, a los 15, el mediocampista colombiano reafirmó su intención de mantener la titularidad con un precioso gol desde el borde del área. Entre uno y otro gol, Cristiano Ronaldo anotó un penal que él mismo provocó. Y justo antes de encarar el entretiempo, el portugués firmó una espectacular jugada personal que, tras una veloz carrera y un par de gambetas, supuso el cuarto tanto blanco con un fantástico disparo.

Con 45 minutos aún por jugar, todo apuntaba a una sangría, pero el Real Madrid levantó el pie del acelerador y la demoró. Espanyol, que fue un mero espectador durante todo el primer acto, pudo, al menos, maquillar su imagen en la segunda parte.

Con todo hecho desde el minuto 15 y sin alicientes para el desgaste, el Real fue absolutamente plano en la segunda parte, pese a los intentos de Zidane de reanimarlo moviendo el banco. Aun así, los goles, como en el primer tiempo, llegaron casi sin querer. Cristiano Ronaldo firmó su triplete en el 82 al rematar de cabeza un medido centro de Jesé. El canterano blanco completó la media docena, con ayuda de Duarte, a los 86.

Con absoluta placidez, como ya había sucedido en los dos partidos anteriores de Zidane ante su hinchada, Real Madrid sumó una victoria que le acercó a sus rivales en la cima. Espanyol, pese a los nuevas incoporaciones del mercado de invierno, confirmó su caída: tan sólo dos puntos en los últimos ocho partidos.