“PENSAR QUÉ CHACO QUEREMOS… PENSAR EL CHACO DEL FUTURO”.

21768227_1662461910444370_6318081272331217651_n

Diversos acontecimientos y circunstancias vividos en el último tiempo nos hacen reflexionar cada vez más y pensar seriamente en qué tipo de provincia queremos y qué porvenir pretendemos dejar a nuestros hijos y nietos; en definitiva pensar y dar forma al Chaco del futuro y poder archivar de una vez por todas esas tristes postales que cada tanto nos toca ver, una serie de padecimientos que pasado un tiempo adquieren el carácter de meras anécdotas para luego ser revividas una y otras vez, a lo largo de nuestra historia, como constantes a las que pareciera que hay que acostumbrarse, y que lejos de eso, deberían más bien ser erradicadas de nuestro devenir como Pueblo y consolidar una nueva realidad en la que vivir como una sociedad madura y pujante.
Creemos que hay que romper definitivamente con el paradigma imperante, modificar determinadas estructuras, replantearse y reformular una serie de cuestiones para brindar certeza y tranquilidad a la población sobre temas que prácticamente como una enfermedad crónica asolan constantemente a la sociedad chaqueña y que cíclicamente azotan a nuestra vasta extensión, siendo la previsión y planificación las únicas herramientas posibles para afrontar escenarios de conflicto y emergencia como se vienen experimentando de un tiempo a esta parte.
En primer término el tema educativo como eje de la discusión, específicamente lo referido a la recomposición salarial que desde hace tiempo viene ocupando la primera plana y que recientemente tuvo un principio de acuerdo con la mayoría de los gremios docentes, teniendo fundamental importancia en dicho sentido la cláusula gatillo incluida en el acuerdo y que entendemos debería de ahora en más ser el común denominador para la pauta salarial del sector, y de esa manera vencer definitivamente a los índices inflacionarios, a la pérdida del poder adquisitivo del salario docente, pero por sobre todo, garantizar el derecho a una educación de calidad para todos nuestros niños y jóvenes chaqueños.
Seguidamente, una urgente discusión y elaboración de un plan de manejo hídrico para toda la provincia, teniendo en cuenta una afectación específica y concreta de un porcentaje de la coparticipación a dicha problemática a través de su órgano de aplicación que vendría a ser Administración Provincial del Agua, pero entendiendo necesario que el mantenimiento, control y manejo de canales, cuencas hídricas y afines pase a la órbita de los consorcios camineros de la provincia para así dotar de la proximidad e inmediatez necesaria a quienes han de actuar tanto de manera preventiva como paliativa en tiempos de inundación y emergencia hídrica, como la padecida actualmente y que ha costado multimillonarias pérdidas, dolor y sufrimiento a tantas familias a lo largo y ancho de nuestro territorio. No tiene sentido pretender ahora llegar con soluciones mágicas, la catástrofe ya se experimentó, es necesario aprender de los errores y tener la grandeza y decisión de consolidar una política en materia hídrica que esté a la altura de un riesgo climático cada vez mayor y peor en nuestra región.
En materia de seguridad, dotar a las fuerzas de mayor autonomía en la resolución de los conflictos, siempre dentro de un estricto respeto por los procedimientos y protocolos, reconociendo el derecho a la protesta pero también el derecho de cada ciudadano a desarrollar sus actividades, trasladarse, ejercer el comercio y contribuir a la economía de la provincia sin ser perjudicado ni perturbado en sus labores, tendiendo a la mayor armonización posible entre los derechos invocados y defendidos por cada los sector social, sin alterar la vida de nadie ni afectar al prójimo.
también debe darse una profunda y seria discusión sobre cómo eficientizar al estado, tanto en su rol de generador de respuestas y soluciones para la ciudadanía, en aras de garantizar sus necesidades básicas y los servicios esenciales; en su condición de aparato burocrático, teniendo un ida y vuelta ágil y eficaz con todo ciudadano que peticione ante las autoridades y organismos estatales, sobre todo en las áreas más sensibles; como así también en su rol de proveedor de servicios básicos para la vida de cualquier persona. En dicho sentido, consideramos necesaria una constante capacitación y modernización de los recursos humanos con que se cuenta actualmente, la optimización de los recursos financieros públicos y su correcto direccionamiento a políticas concretas de impacto real en la ciudadanía, tratando de sacar el mayor provecho a la estructura con que se cuenta y congelando la ampliación del plantel estatal como mínimo por cinco años a los fines de evitar desequilibrios tanto estructurales como en las finanzas públicas provinciales.
En materia de vivienda buscar y generar alternativas de financiamiento que permitan a las familias chaqueñas acceder a un techo propio sin depender exclusivamente de la inversión estatal, máxime en un escenario como el actual, de total inexistencia de programas nacionales en materia habitacional y de una desinversión endémica, buscando herramientas de crédito tanto para fomentar la actividad en materia de construcción como para dar techo a la gente, tan necesarios para la generación de empleo, la motorización de las economías regionales, y en definitiva, para dar solución a miles de ciudadanos que aún aguardan por una vivienda propia en la provincia.
Finalmente, nos parece necesario poner la lupa sobre la cuestión de la responsabilidad funcionarial, incrementando el rigor y control sobre el accionar del funcionariado, quienes constantemente deberían rendir cuentas tanto de su accionar como de su conducta, haciendo hincapié en su probidad y en el entendimiento de que la función pública debe ser honrada y entendida como una verdadera vocación de servir, y que en caso de inobservancia o incumplimiento de los deberes que a cada funcionario competan, no sólo aplicarse todo el rigor de la ley vigente, sino también sanciones que conlleven una respuesta con el propio peculio y patrimonio personal en situaciones que configuren un claro apartamiento de las normas que rigen al buen desempeño en el ejercicio del cargo.
A modo de conclusión, debemos dejar en claro que lo expresado constituye un conjunto de aportes que deseamos poner sobre la mesa de discusión provincial, como temas que esperamos queden de manera indeleble en la agenda gubernamental para que se sigan desarrollando y debatiendo, siempre convencidos de que entre los roles de los partidos políticos está el de controvertir y expresar aquellas cuestiones que aquejan y preocupan a la sociedad, y que en el caso de la nuestra, contribuya de una u otra forma a que de una vez por todas pensemos en el Chaco que queremos, en el Chaco del futuro.
FIRMADO: MESA DE CONDUCCIÓN PROVINCIAL DEL PARTIDO “NUEVO ESPACIO DE PARTICIPACIÓN” (NEPAR).-

Juan José Bergia, Eduardo Viyerio, Alberto Alaniz, Mirko Nicolich, Zenón Cuellar, Mírta Ibrahim, Romina Cardorzo Y otros.-