Ocampo se reunió con funcionario de Nación con el objetivo del equilibrio fiscal.

La provincia busca austeridad sin perder la calidad en la prestación de servicios. Desde la Nación aseguran que Chaco va por buen camino.
attach_1c6c362dcc4f8e4415818c8ac3c8706b

El ministro de Hacienda, Cristian Ocampo recibió -este miércoles- al subsecretario de Relaciones con Provincias del Ministerio del Interior de la Nación, Paulino Caballero, con quien se trabaja en conjunto para garantizar el cumplimiento de los programas de convergencia hacia el equilibrio fiscal. Desde Nación aseguraron que “Chaco dejó de ser una de las provincias con necesidades de atendimiento especial para ser una donde se puede planificar”.

“Estamos trabajando en el análisis y la evaluación de los programas de convergencia hacia el equilibro fiscal que nos hemos comprometidos el año pasado, producto de la apertura de fuentes de financiamiento del Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial”, explicó el ministro Ocampo.

Señaló que a partir de ello, la provincia encaró un trabajo para corregir los desequilibrios financieros que hubo en 2016/17 y lograr reducir en 2018/19. “Es el compromiso asumido en el marco de la Ley de Responsabilidad Fiscal”, resaltó y aclaró que el gobierno del Chaco entiende que la posición de desequilibro se debe corregir: “No podemos tener desfinanciamiento permanente en nuestra situación fiscal”, consideró Ocampo.

Explicó que el equipo de la Subsecretaría de Relaciones con Provincias trabaja en conjunto a un especialista y los equipos del Ministerio de Hacienda del Chaco para conocer el territorio y la situación provincial. Remarcó que la visita es muy importante “porque ellos nos vienen acompañando con distintos esquemas de financiamiento para tener las cuentas en equilibro”.

“El trabajo se enmarca en un proceso de corrección y austeridad que ha señalado el gobernador Domingo Peppo, con la mirada puesta en hacer más óptimos los recursos del Estado y con ello tener una mejor prestación de los servicios públicos”, señaló Ocampo.

En ese sentido el funcionario explicó que en el marco del programa de convergencia se analizan las cuentas con una frecuencia trimestral, “por lo que estamos haciendo un gran esfuerzo para corregir el equilibro y a partir de ello conseguir las fuentes de financiamiento”. Además detalló que el programa de responsabilidad fiscal que se acordó entre todas las provincias establece topes para el gasto público.

Ocampo remarcó que en el Chaco se viene trabajando con mucha prudencia en materia de definición de gastos, “porque de nada serviría comprometer gastos que no podremos cumplir”, consideró. Aclaró además que se busca mejorar los recursos fiscales y la recaudación fiscal, y que se hace un seguimiento del consenso fiscal y de la reforma tributaria y del impacto que va a tener en las cuentas, de manera que se cumpla lo acordado: que ninguna provincia pierda recursos.

“Lo estamos controlando y mirando en cada área del Estado para ser más óptimo el gasto, que permita igual o mejor prestaciones de servicio con los mismos recursos”, aseguró y destacó que el objetivo es, además, que la austeridad y la transparencia sean los valores que marquen la gestión, como lo definió el gobernador Domingo Peppo.

Por buen camino.

Paulino Caballero, subsecretario de Relaciones con la Provincia, explicó que desde su cartera se trabaja con todas las provincias para buscar “la buena salud de las finanzas públicas”.

“Chaco viene demostrando una mejora significativa en lo que tiene que ver con sus financias públicas, ordenamientos de gastos y tratar de mejorar los sistemas para hacer autosustentable desde lo productivo, fiscal y financiero”, consideró y aseguró que la Provincia tuvo un desarrollo muy importante en los últimos dos años. “A finales de 2015, Chaco estaba en el mapa de las provincias donde había que poner mayor atención y tenía un elevado riesgo de crisis social o de no pueda cumplir los servicios básicos esenciales”, recordó pero aclaró que hoy, desde lo cualitativo, pasó a ser una provincia donde se puede programar y proyectar desde la infraestructura, lo social y lo productivo. “Está encaminada y buscando un mejor bienestar y facilitarle las cosas de una manera sustentable y sostenible en el tiempo, van por buen camino”, expresó Caballero.