Niremperger: «No quiero que me pongan ningún rótulo»

La jueza federal se refiere a la revisión pedida por el representante del Poder Ejecutivo Nacional ante el Consejo de la Magistratura por traslados y designaciones de varios magistrados. "Fui designada durante el gobierno kirchnerista y durante el gobierno de Macri obtuve el traslado", subrayó. También opinó sobre el proyecto de reforma judicial.
la-jueza-federal-zunilda-niremperger___CLmMb8dEM_720x0__1

«De ninguna manera fui designada en forma irregular. Tengo un concurso y en aquel momento cumplí con todos los requisitos». Con énfasis en esos conceptos, la jueza federal de Resistencia, Zunilda Niremperger se refirió a la revisión solicitada al Consejo de la Magistratura de la Nación de algunos traslados y designaciones de magistrados federales durante el gobierno de Mauricio Macri.

«A mí nadie me regaló nada, más allá que por el sistema esto funciona de determinadas maneras y depende de ciertas voluntades. Si mi traslado fue durante el gobierno de Macri es lógico que me tenga que designar y eso no lo hace irregular. Y si mi concurso fue durante el gobierno kirchnerista, es lógico que la entonces presidenta me tuviera que designar», resaltó la magistrada en declaraciones a Radio Provincia.

Niremperger recordó que, ante el Consejo de la Magistratura, el representante del Poder Ejecutivo Nacional, Gerónimo Ustarroz pidió revisar nombramientos y traslados durante el gobierno de Mauricio Macri y aún durante el gobierno anterior de Cristina Fernández. Junto al de la jueza chaqueña, se requirió estudiar el traslado del juez del Tribunal Oral Federal de Resistencia, Juan Manuel Iglesias. El fundamento del pedido es que traslados y nombramientos se realizaron en colisión con dos artículos de la Constitución Nacional.

Niremperger recordó que es jueza por concurso rendido para el Juzgado Federal de Sáenz Peña, donde cumplió funciones por varios años hasta ser designada titular en el Juzgado Federal N° 2 de Resistencia. «Una vez que estuve aquí pedí mi traslado al Juzgado N° 1 que tiene, además, competencia electoral», repasó.

Cuestiones reglamentarias.

«La reglamentación -que fue modificada- establecía que toda persona que cumpliera determinados requisitos podía pedir el traslado dentro de la misma jurisdicción para ocupar otro juzgado”, expuso Niremperger. Y puntualizó: “Entonces era necesario ser juez y haber rendido para esas materias (de la competencia del Juzgado), encontrarse dentro de la jurisdicción de la Cámara Federal, haber sido designado juez y tener ejercicio en el cargo durante tres años. Pedí el traslado a este Juzgado Federal que, si bien tiene una materia diferente que es la electoral, yo ya había estado subrogando dos años en Formosa, habiéndome hecho cargo de un proceso electoral, igual que en Resistencia en 2015. Por tanto, conocimiento en la materia tenía. Eso fue presentado en el Consejo de la Magistratura».

«Quedé en un grupo de personas que se tomó en general y que el Consejo manifestó que se hacía la revisión porque no habíamos pasado por el Senado. Yo oportunamente pasé por el Senado cuando rendí mi concurso», subrayó la magistrada, quien consideró que “en forma incorrecta aplicaron un procedimiento que no correspondía”.

“No fui designada por el gobierno macrista. No importa por quién. No quiero que me pongan un rótulo que no tengo. Fui designada durante el gobierno kirchnerista y durante el gobierno de Macri obtuve el traslado, el que fue analizado dentro del Consejo de la Magistratura», resaltó, recordando que la reglamentación vigente no obligaba para los traslados a pasar por el Senado.

El traslado «fue evaluado por un Consejo de la Magistratura constituido legítimamente y conforme a las funciones que le son propias».

El trabajo durante el aislamiento.

Por otra parte, Niremperger recordó que, desde la fecha de inicio del aislamiento obligatorio, con la declaración de emergencia sanitaria en la provincia, la Justicia Federal de Resistencia continuó trabajando con personal reducido en juzgados y otras dependencias. «Éramos sólo secretarios y yo quienes veníamos a trabajar», reveló, dando cuenta además de rotaciones establecidas en conjunto con el Juzgado N° 2 a cargo del doctor Enrique Bosch.

En otra etapa, ambos juzgados, con todos los cuidados necesarios y protocolos, reincorporaron un mínimo de personal para reactivar actividades. «Luego pudimos trabajar en forma remota, porque tenemos un sistema que nos permite hacerlo. Y otros grupos venían a trabajar al juzgado», describió la magistrada, indicando que siempre se atendieron las cuestiones más urgentes.

«Hace unos 15 días ya estamos trabajando en forma normal. Sólo quedan en sus domicilios aquellas personas que, conforme a la reglamentación y a la acordada de la Corte Suprema, se encuentran exceptuadas de concurrir como los mayores de 60 años, padres y madres con hijos pequeños y que no tengan con quién dejarlos, y quienes tengan enfermedades de base», repasó.

Dijo así que algunas oficinas de la Justicia Federal trabajan con turnos por la mañana y por la tarde para respetar las normativas de distanciamiento. «En oficinas donde son pocas personas, vienen en horario normal por la mañana y en las que hay más gente y se necesita un espacio mayor, se hacen dos turnos», precisó.

La Reforma Judicial impulsada por el Gobierno.

Acerca del proyecto de Reforma Judicial que promueve el gobierno nacional, la jueza opinó: «Toda reforma que se haga para avanzar en el sistema de justicia me parece muy acorde. El Poder Judicial necesita de autocrítica, pero también reposicionarse en la sociedad, porque es un poder que ha sido criticado sin posibilidades ni legítima defensa”. “No tuvo posibilidades de defenderse y somos responsables todos. Porque no supimos comunicar a la sociedad la labor que hacemos todos los días y quiénes somos los jueces que trabajamos tal como lo dispone la Constitución. Si alguien quiere diferenciarse porque no es tan probo o tiene ganas de ser mediático, tiempiesta o seguir las redes del poder, que lo haga, pero al menos que podamos diferenciarnos», subrayó.

«El Poder Judicial tiene a muchas personas, la mayoría, que son muy trabajadoras, pero no es lo que se nota porque no es lo que vende ni se publica. Está bien que hagamos una autocrítica y que haya un proceso de reforma porque tenemos un procedimiento y un sistema diagramado con un modelo muy viejo», reflexionó Niremperger.

«Hoy por hoy las nuevas tecnologías, procedimientos y el expediente digital, además de la forma de comunicación que tienen los jueces con la sociedad, han cambiado notablemente. El juez no debe ser una institución guardada en una oficina que nadie ve ni sabe lo que piensa. Es un funcionario público más que debe rendir cuentas a la sociedad, es en definitiva un empleado del pueblo. Tiene una tarea loable y debe tener un determinado nivel de conocimiento y moralidad, para dar las respuestas que la sociedad pide, porque tiene un poder importante que la Constitución le otorga. Pero eso no lo hace diferente a los distintos funcionarios públicos en una República y en un sistema democrático», definió.

Acerca de la iniciativa contenida en el proyecto de reforma de incorporar más jueces federales, consideró que, si bien es necesario sumar magistrados, a la vez es preciso disponer de más recursos para el funcionamiento de los juzgados. «La reestructuración del Poder Judicial y de los Ministerios Públicos debe ser acorte a los procedimientos que queremos imponer», indicó.

Mencionó así los cambios que dispone el proceso acusatorio con una mirada acorde a esta nueva época y avances hacia la oralidad. «En este proceso, el fiscal llevará adelante la investigación y el juez tendrá intervención si el fiscal y la defensa lo solicitan, para declarar legalidad de los actos y el contralor. Habrá inmediatez y se llegará a una sentencia donde imputado y víctima sabrán por qué se toma una decisión determinada, quién la toma y para qué es la sanción que se toma. Es notablemente mejor, pero con este proceso aumentar jueces no sería lo mejor sino aumentar fiscales y fortalecer los Ministerios Públicos», expuso.

También dentro de los nuevos procesos y de la reforma, puso énfasis en señalar: «No necesitamos jueces que sepan sólo derecho. Necesitamos jueces que tengan principios democráticos, que sean servidores del pueblo, que crean en los derechos humanos, que tengan perspectiva de género, que sepan hacer una lectura diferente y diferenciar dónde está el poder y cuáles cuestiones se ven por la cultura de una manera y se invisibilizan. Deben verlos para poder ser justos», señaló.

Causas de lavado.

En otro punto, la jueza se refirió a los expedientes que su juzgado lleva e investiga supuesto «lavado de activos con recursos públicos». «Dos expedientes de lavado de activos se encuentran próximos de ser elevados a juicio. Se corrió vista para que el fiscal pueda hacer la acusación, determine qué hechos se imputan, a qué personas y bajo qué pruebas. A partir de allí se hace el traslado a las defensas», confirmó.

«Esperamos que a la brevedad podamos cumplir con estos pasos, para que esto llegue al final, que es lo más importante para las personas imputadas y para la sociedad toda, que está pendiente de lo que ocurrió con aquellos expedientes», concluyó.