Muller dio el golpe en Wimbledon: Eliminó a Nadal en casi 5 horas de juego.

El español fue eliminado en un épico partido ante el luxemburgués.
not_889472_10_164643

El español Rafael Nadal apeló hoy a la épica tras verse dos sets abajo ante Gilles Müller, pero ni eso le bastó para frenar al luxemburgués y terminó perdiendo 6-3, 6-4, 3-6, 4-6 y 15-13 tras más de cuatro horas de partido en los octavos de final del torneo de Wimbledon.

Remó el español cuando se vio contra las cuerdas y llegó a salvar dos match points perdiendo 5-4 en el quinto set y otros dos con 10-9. Pero su reacción murió en la orilla, tras desperdiciar cinco pelotas de quiebre en los juego decisivos del último parcial.

Alzó los brazos Müller, vigésimo sexto del ranking mundial, cuando el reloj de Londres marcaba las 20:33 de la tarde, una hora y 32 minutos después de su primer “match point”. Miles de personas estallaron eufóricas en la pista 1, escenario del emotivo duelo, y en la famosa colina del All England Club. No fue para menos el partido. No fue un día más en la vida del luxemburgués, que festejó quizás la victoria más impactante de su carrera.

Fue frío como el hielo en el trepidante set final, que se estiró y estiró y parecía no tener fin. Duró 28 games, 135 minutos. Duró hasta que una pelota de Nadal se fue larga.

En ese punto se acabó el sueño de Rafa de alzar su tercer título de Wimbledon y su Grand Slam número 16, una corona que le habría devuelto a lo más alto del ranking mundial. No obstante, la posibilidad de regresar a la cima de la ATP seguirá muy viva en los próximos torneos.

Llegaba con una buena racha Nadal a Londres tras cuatro títulos en arcilla -entre ellos su décimo Roland Garros- y otras tres finales en cancha dura en lo que va de curso, pero Wimbledon actuó de nuevo como freno para el español, que no supera los octavos del torneo desde 2011.

Müller, de 34 años y que se medirá en cuartos al croata Marin Cilic, aterrizó en el duelo de hoy con el mejor balance de todo el circuito en césped, diez victorias y una derrota. Y vaya que lo hizo notar.