Microsoft tira de chequera para comprar 40.000 millones en acciones propias

5adcd5008e0dd

El gigante estadounidense del software Microsoft tira de chequera para anunciar una recompra de acciones por valor de 40.000 millones de dólares, muy superior a las operaciones de autocartera que ha venido realizando en los últimos años. La forma con sede en Redmond (al noroeste de Estados Unidos) elevará, además, su dividendo este trimestre. La tecnológica logró despedir la última sesión con un alza del 0,82% hasta los 138,52 dólares y avanza ya más del 1% en el mercado after hours. El consenso del mercado da aún a la firma un potencial del 11% hasta los 155 dólares por acción.

La compañía que dirige Satya Nadella, la segunda por capitalización en el Nasdaq tras Apple (1,08 billones de dólares, frente a los 1,22 de la firma de la manzana) viene llevando a cabo recompras de acciones de forma recurrente los últimos años, si bien la cuantía de esta última es muy superior. En el pasado las cifras se situaban en un rango entre los 10.000 y los 20.000 millones de dólares.

En paralelo, la empresa subirá su dividendo en el trimestre que va de julio a septiembre de 5 a 51 centavos por título, que se pagarán el 12 de diciembre a todos aquellos quienes hayan sido tenedores de acciones a fecha 21 de noviembre. La tecnológica ha anunciado, además, que su junta anual de accionistas se celebrará el próximo 4 de diciembre.

El pasado 18 de julio, la compañía que cofundaron hace 44 años Bill Gates y Paul Allen anunció unos beneficios en el conjunto de su año fiscal 2018, en el que los servicios en la nube y especialmente la plataforma Azure fueron una vez más la clave que les permitió cerrar el ejercicio con más del doble de beneficios que el anterior.

La empresa anunció entonces unas ganancias netas de 39.240 millones de dólares, más del doble que los 16.571 millones obtenidos en el ejercicio anterior, y un incremento de la facturación del 14 % hasta alcanzar los 125.843 millones de dólares.

Como viene siendo habitual en los últimos años -especialmente desde que Satya Nadella se puso al frente de la empresa en sustitución del histórico consejero delegado Steve Ballmer en 2014- el gran motor detrás del crecimiento de Microsoft volvió a ser la nube, que ingresó un 21% más que hace un año.

Dentro de este segmento de negocio, que la firma ha bautizado como “Nube Inteligente”, el elemento más destacado fue también una vez más su plataforma de servicios Azure, competidor directo de Amazon Web Services (AWS) y Google Cloud y cuya facturación subió un 64%.