Mató a su hijo de 3 años en el peligroso juego de “La gallina”

captura

“La gallina”, una especie de juego desquiciado realizado entre una madre subida a una camioneta y sus tres hijos frente a ella en la calle, terminó de la peor manera cuando el vehículo arrolló a uno de los pequeños, de 3 años de edad, y lo mató.

El trágico suceso ocurrió en el condado de Harris, en el estado estadounidense de Texas, cuando Lexus Stagg, una mujer de 26 años, practicaba con sus hijos un riesgoso entretenimiento conocido como “la gallina” (game of chicken, en inglés). En rigor, el citado juego se practica entre dos vehículos, y consiste en que ambos avanzan de frente el uno contra el otro y se considera perdedor al coche que desvía su camino y evita el choque frontal.

Stagg no habría tenido mejor idea que realizar la práctica de ese juego al volante de su camioneta Lincoln Navigator 2006. Pero del otro lado no había otro vehículo, sino sus propios hijos. En un video captado por las cámaras de vigilancia del lugar se puede ver cómo los tres niños corren en dirección a la camioneta y cómo ésta, que en un principio va marcha atrás, arranca en dirección a los pequeños.

El resultado fue que dos de los niños pudieron quitarse del camino, pero el hijo de 3 años fue atropellado, rodó debajo del neumático derecho de la camioneta, que no se detuvo y fue golpeado nuevamente por la rueda trasera. Así lo consigna un comunicado de prensa emitido por el Fiscal de Distrito del Condado de Harris, Kim Ogg, difundido por la cadena CNN en español.

La camioneta Lincoln Navigator modelo 2006 fue que terminó con la vida de Lord Renfro La camioneta Lincoln Navigator modelo 2006 fue que terminó con la vida de Lord Renfro Crédito: ABC News

El comunicado agrega que la Lincoln Navigator pesa alrededor de 5.600 libras (dos toneladas y media) y que la mujer declaró a la policía que primero pensó que había golpeado un lomo de burro.

La insólita fatalidad sucedió el pasado 11 de junio y la mujer fue arrestada dos días más tarde. Se la acusa de homicidio por negligencia criminal, según informó la oficina del fiscal del distrito. Si es declarada culpable, enfrentaría hasta 10 años de prisión.

Antes de este trágico juego de la gallina, dos de los hijos de Stagg habían sido retirados de su hogar por servicios de protección infantil.