Los ‘Albatros’ de Prefectura refuerzan su presencia en las fronteras del NEA

albatros (1)

El grupo especial de la fuerza federal se desplegó en la hidrovía Paraná – Paraguay por orden del Ministerio de Seguridad, a cargo de Patricia Bullrich. El objetivo es controlar embarcaciones para evitar contrabando, hacer tareas de inteligencia y combatir el narcotráfico.

Los prefectos generales Bruno Koplin y Osvaldo Carlos Ríos fueron los encargados de detallar en Posadas ante las autoridades provinciales y nacionales, encabezados por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, los detalles del Plan Nacional de Seguridad.

El primero detalló que la hidrovía nace en Brasil y tiene un total de 3442 kilómetros. En la parte que Argentina comparte con los países limítrofes, la Prefectura se encargará de la seguridad, estableciendo distintos niveles de alerta, que requerirá, cuando sea necesario, la coordinación con otras instituciones, como Aduanas.

Koplin indicó en un mapa el límite fronterizo los puntos calientes de la frontera: Candelaria, San Ignacio, Corpus, Eldorado y Puerto Iguazú, sobre el Paraná, y la franja que va de Panambí a Alba Posse, del lado del río Uruguay.

En ese sentido, explicó los protocolos y el nivel de tránsito de embarcaciones, sobre todo comerciales, que surcan el Paraná.

Ríos, de su lado, habló del despliegue operativo. Resaltó la acción de la PNA de “recuperar” posiciones en la frontera con el Brasil. En este sentido, mencionó las sedes de la Prefectura en Pananbí, Alba Posse y El Soberbio como novedades.

Indicó que desde el Iguazú hasta Formosa son mil kilómetros los que debe cubrir la institución. Remarcó el trabajo de inteligencia criminal que desarrollan en ese tramo casi 200 efectivos y el despliegue táctico que se lleva adelante: en el tramo que va de Formosa hasta la represa de Yacyretá se llama “Yarará” y desde aguas arriba de la central hidroeléctrica a Iguazú, “Curiyú”. Al Norte de Corrientes y hacia el río Uruguay, el despliegue Albatros.

El prefecto general indicó que la fuerza modernizó su equipamiento con la incorporación de lanchas clase Yaguareté, más preparadas para la lucha contra los delitos de frontera, porque tiene una motorización más potente, armamento policial, blindaje y cámaras de visión nocturna.

Luego llegó el momento más esperado. La presentación de los guardacostas de frontera, Guaraní y Mataco, fabricados en Israel y que cuentan con tecnología de punta. Con sus 25 metros de eslora, 6 de manga, un calado de 12 metros, una velocidad de 50 nudos, la propulsión de dos motores de 2400 HP y armamento policial (por ejemplo, una ametralladora .50 que dispara 900 balas por minuto).

Ríos precisó que la Prefectura participó desde el diseño hasta la selección del equipamiento de Mataco y Guaraní. Además, precisó que otros dos “hermanos” de esas embarcaciones pronto estarán en funciones.

Finalizada las exposiciones, la ministra Bullrich, el vicegobernador Oscar Herrera Ahuad, el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez, los representantes de las distintas fuerzas federales y de las provincias vecinas, los jueces y fiscales y demás invitados pudieron ver un simulacro en el que participaron los guardacostas inteligentes, un helicóptero de la PNA y otras naves, en aguas del Paraná, frente al cuarto tramo de la costanera posadeña.