La Unión Europea impone a Google la mayor multa de su historia

1531849146_357965_1531849515_noticia_normal_recorte1_68002_68002

La Comisión Europea impuso en la mañana del miércoles una multa de 4.300 millones de euros, la mayor de su historia, a la tecnológica estadounidense Google por prácticas contra la libre competencia en el mercado europeo de sistemas operativos para celulares que usan su sistema Android.

Bruselas ya impuso en junio de 2017 otra multa de 2.424 millones de euros a la empresa por abusar de su posición de dominio para trabar la competencia en el mercado de búsquedas por internet y por favorecer en su buscador a Google Shopping, su servicio de comparación de precios.

Los servicios de Competencia de la Comisión Europea, que entre otras cosas vigilan el funcionamiento del Mercado Interior de la UE, consideran que Google se aprovecha de su posición de dominio de mercado con Android para imponer sus condiciones a las empresas fabricantes de celulares, perjudicando así la libre competencia y en último término la libre elección de los consumidores.

Google, según el brazo ejecutivo de la Unión Europea, obliga a los fabricantes de celulares a instalar junto a Android su buscador y su navegador Chrome. Además, obliga a los fabricantes a firmar un contrato por el que se exige no modificar el sistema operativo ‘Android’ como condición para acceder a las aplicaciones para celulares que crea la propia Google.

Además, Bruselas acusa también a la empresa estadounidense de directamente pagar a fabricantes de tabletas y celulares y a empresas operadoras de telefonía para que no utilicen productos de la competencia.

La multa, que es la mayor que impone la Comisión Europea en su historia, podría haber sido mucho mayor porque la normativa europea le permite aplicar multas de hasta un 10% de la facturación anual mundial de una empresa, por lo que en Google podría haber llegado a 9.400 millones de euros. Esos 4.300 millones son casi el 4,5% de la facturación global de ‘Google’.

La “guerra” por la libre competencia entre Bruselas y Google no acaba en este caso. La Comisión Europea mantiene abierto otro expediente porque cree que la empresa usa ‘Adsense’, su sistema de anuncios de publicidad, para imponer a otros sitios de internet ciertas restricciones a la hora de usar ese servicio. El 90% de los celulares europeos funcionan con el sistema Android.

El expediente estaba cerrado y la multa preparada para ser anunciada la semana pasada, pero Bruselas prefirió retrasar el anuncio una semana para que no coincidiera con la visita del presidente estadounidense Donald Trump a Bruselas para la cumbre de la OTAN de la semana pasada.

El caso Google, que se extenderá en el tiempo porque la empresa previsiblemente apelará la decisión ante el Tribunal de Justicia de la UE, es un nuevo obstáculo en la relación transatlántica.

Europa dice que se limita a vigilar que nadie viole la libre competencia. Estados Unidos cree que los europeos intentan poner trabas al desarrollo de sus multinacionales tecnológicas.