La selección femenina de fútbol quiere hacer historia

19042018071422.jpg-731x

La selección nacional jugará este jueves ante Brasil desde las 16.45 con transmisión de TNT Sports, por el cuadrangular final que integra junto a Colombia y Chile.

El Mundial de Rusia está a la vuelta de la esquina y las luces apuntan ahí. Al igual que los recursos, la estructura y la atención. Pero a fuerza de amor propio y ganas por seguir creciendo, fueron las jugadoras de la selección femenina de fútbol , las que salieron adelante. Desde los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 que no tenían entrenador, hasta que finalmente después de 774 días, Carlos Borrello fue designado a finales de agosto 2017.

Apenas un mes después llamaron a un paro porque la AFA no les pagaba el viático, apenas de $100, para ir a entrenar. Viajaron a Uruguay por el día, durmieron en el buque, jugaron y se fueron. Así fue su regreso al plano internacional. Pero nadie se enteró, y ellas no frenaron, sacaron fuerzas desde lo más íntimo. Se hicieron fuertes como equipo, creyeron y confiaron en la idea del cuerpo técnico y apuntaron a la Copa América de Chile. Saben que falta trabajo, pero están zanjando el camino.

“Para la AFA, el fútbol femenino es el proyecto que más tiempo va a llevar. Porque carece de inferiores, no hay torneo de ‘Reserva’ y hay que hacer un trabajo de desarrollo en todo el país. El predio de Ezeiza necesita un aporte especial para el fútbol femenino. Hoy el aporte más grande va a ser para poder darle las condiciones y desarrollarlo, para que la Argentina tenga la representatividad en muchas selecciones. Esa es la gran deuda de la dirigencia argentina. Debemos trabajar para un recambio generacional, que en el femenino nunca se desarrolló”, explicó Claudio ‘Chiqui’ Tapia en conferencia de prensa, en el marco del Congreso de la Conmebol.

En silencio, juntas y convencidas, concentraron la semana previa al torneo, y con pocos entrenamientos encima, debutaron en Coquimbo por el Grupo B ante Brasil. Perdieron 3-1, pero no se desanimaron, porque sabían que tendrían revancha y que sus objetivos para clasificarse a los torneos internacionales seguían intactos. Apenas una foto con la presentación extra oficial de la camiseta nacional las sacó de su eje con una manifestación en las redes sociales, pero entendieron que eso no debía desconcentrarlas.

“El tuit fue algo que nos impactó a nosotras cuando lo vimos, pero es algo que ya no nos influye en nuestras condiciones dentro del torneo. Es un tema que ya pasó, que si se puede solucionar bien y sino nosotras nos estamos concentrando para lo que tenemos que hacer acá”, apuntó Laurina Oliveros, arquera de la selección y autora del tuit.

Vino el desquite, en el mismo escenario y con más ganas que nunca. Mariana Larroquette y Soledad Jaimes en dos oportunidades gritaron en la goleada 3-0 a la selección de Bolivia. Restaban dos encuentros frente a Ecuador y Venezuela. Las jugadoras que dirige Borrello no aflojaron.

En el país trasandino se llevaron ambos partidos con victorias. Fue un disputadísimo 6-3 frente a las ecuatorianas y un sólido 2-0 que las clasificó al cuadrangular final (junto a Colombia, Brasil y Chile), y aún mejor tuvo el premio de la clasificación a los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

En esta etapa final de un todo contra todos la Argentina debutó contra Colombia, una de las selecciones favoritas y goleó 3-1 en La Serena.

“Vinieron representantes de AFA, vino el presidente y dos delegadas de equipos de la Primera B, así que sentimos su respaldo. Además el público está muy motivado con nosotras, tanto acá como en la Argentina”, señaló Aldana Cometti, defensora del equipo titular. “Los objetivos con los que viajamos a Chile son claros: clasificarnos al próximo Mundial y llegar a los Juegos Olímpicos. Esto es lo que nos motiva y nos lleva a trabajar día a día, en cada partido”, resumió.

Este jueves tocará el partido de la revancha. El clásico sudamericano. La selección de Brasil y Argentina volverán a cruzarse en un partido que será determinante para las posiciones finales. Además contará con un incentivo más: será televisado por TNT Sports desde las 16.45 (hora argentina), en el regreso del fútbol femenino a las pantallas de la televisión local. Después de este partido, quedará la última batalla el domingo frente a Chile.

El campeón ingresará en el Mundial de Francia 2019 y en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, mientras que el subcampeón accederá a la cita mundialista y jugará el repechaje por la plaza olímpica. Cancha llena.