La milagrosa historia de la bebé recién nacida que fue encontrada por un perro en una alcantarilla

73ZRRELXENBQPPB4BU6QD5IY6I

En Port Elizabeth, Sudáfrica, se ha presentado una increíble historia de supervivencia. Charmaine Keevy hacía su caminata matutina junto a su perro salchicha llamado Georgie pero su marcha se vio interrumpida cuando la mascota empezó a ladrar de forma insistente frente a un desagüe.

En comienzo, la mujer de 63 años creyó que la actitud del perro era porque allí había un gato. Sin embargo, al acercarse y escuchar más detenidamente se dio cuenta que el sonido que provenía de la alcantarilla era el llanto de un bebé.

La dueña de una empresa de catering pidió ayuda a las personas que estaban cerca de la vía y un hombre que iba en una moto recibió su atención, Cornie Viljoen, y ambos estuvieron de acuerdo de que lo que se oía eran los sollozos de un bebé.

Con una palanca que cargaba en su moto, el hombre levantó la tapa y se encontraron con una imagen espeluznante. El cuerpo de un bebe desnudo y aún con el cordón umbilical en su cuerpo.

Viljoen debió descender casi dos metros para poder rescatarlo y al ir al fondo de la alcantarilla encontró que el bebé seguía con vida, aunque sus signos vitales eran débiles. Otro de los impactantes hallazgos fue que a pocos metros había una colonia de hormigas rojas.

Desesperada, Keevy corrió a buscar ayuda entre los conductores que transitaban por el sitio. Uno se detuvo: Cornie Viljoen. El hombre tomó una barra de hierro que tenía en la maleta del carro, hizo palanca sobre la tapa de concreto que cubría la cloaca y al retirarla confirmaron con horror que ahí estaba la recién nacida. Desnuda e indefensa, según reseñó el portal Infobae.

“Al alzarla, supe que necesitaba urgente atención médica”, contó Viljoen al referirse a cómo hizo para sacar a la bebé.

La niña fue bautizada como Grace April y quedó bajo la protección de la Unidad de Protección de la Niñez, Crímenes sexuales y Violencia Familiar de la Policía de Sudáfrica.