La formación de River para jugar contra Boca: un debut y el sistema 2016, el 4-2-3-1

River se entrenó en Punta del Este y, si bien Gallardo no lo confirmó, el DT pondrá lo mejor para el primer superclásico del año de mañana, a las 22.10, en Mar del Plata.
superclasico-2145157w620

Estos partidos joden”, dijo el fin de semana último Marcelo Gallardo al hablar de los encuentros de verano. El DT se refería a que son un obstáculo en medio de la preparación. Sin embargo, el Muñeco piensa en poner lo mejor mañana en el primer superclásico del año en Mar del Plata (a las 22.10).

River se entrenó hoy en Punta del Este y Gallardo hizo pruebas. Si bien el DT no lo confirmó, cuál sería la formación para enfrentar a Boca: Barovero; Mercado, Maidana, Balanta, Vangioni; Lucho González, Ponzio; Mora, Pisculichi, Nacho Fernández; Alario. El sistema es el 4-2-3-1 que está probando este verano y hay un debut: el de Nacho Fernández, que llegó a Núñez desde Gimnasia y Esgrima La Plata.

El plantel millonario viajará esta noche en un vuelo chárter desde Punta del Este a Mar del Plata y ya no volverá a Uruguay, donde hizo los trabajos más fuertes de la pretemporada. El martes 26, River se medirá ante San Lorenzo, también la Feliz, y el sábado 30 volverá a enfrentarse ante Boca, esta vez en Mendoza. Luego, llegará la competencia oficial.

En tanto, el delantero Rodrigo Mora anheló “poder convertir” mañana en el superclásico, después de superar un problema personal que le impidió salir de Uruguay, su país natal, por una medida judicial.

El atacante asumió que esa dificultad, que le impidió jugar el primer amistoso del año con Independiente, “fue un golpe” que sintió “un poco”, aunque le “sirvió de aprendizaje”. En lo sucesivo, el uruguayo se propuso “esta tranquilo” y disfrutar de su pasión, el fútbol.

“Estoy contento que se haya resuelto mi tema personal y poder volver a hacer lo que amo”, se desahogó Mora, que al llegar a Punta del Este para hacer la pretemporada con el plantel fue notificado de una medida que le prohibía salir de Uruguay por un reclamo de su ex mujer en relación a la manutención de su hijo.

En relación al superclásico, el delantero deseó “poder convertir” para cortar una sequía personal que se extiende desde el 18 de octubre del año pasado cuando anotó su último tanto en el empate 1-1 con Aldosivi de Mar del Plata en el Monumental.

El uruguayo le marcó a Boca cuatro goles con la camiseta ‘millonaria’, tres en amistosos y uno oficial, en el empate 2-2 del Monumental, disputado el 28 de octubre de 2012. También le anotó uno con Defensor Sporting de Uruguay en la Copa Libertadores 2009.

“Sin dudas que es un rival y un partido importante, para la gente y para nosotros. Estamos en fase de preparación pero hay que tomarlo con mucha seriedad y tratar de sacar un buen resultado”, concluyó en una rueda de prensa que brindó antes de viajar a Mar del Plata con el plantel.