Histórico: Liverpool goleó 4-0 a Barcelona y llegó a la final de la Champions League.

Liverpool hace estallar Anfield. Barcelona luce desorientado. No puede creer lo que sucedió. La revancha de las semifinales de la Champions League. parecían sentenciada, porque en el juego de ida el conjunto catalán se había impuesto por 3-0. Pero había más, mucho más reservado para el sueño inglés. Quedaba una cuota para la pesadilla catalana y el recuerdo lacerante de Roma. Sin respiro, el local presionó, le dio golpes en los momentos claves y fue paciente para llegar a su objetivo. Dejó desparramado por el piso a Lionel Messi y compañía. Liverpool sacudió el universo de la pelota.
2928284h440

Barcelona visitaba Anfield y Lionel Messi en busca de su quinta final en el máximo torneo de clubes de Europa: con el rosarino en el plantel, el equipo ganó todas las que disputó. Y el equipo catalán quería volver a la definición de la Champions, ya que no tenía ese privilegio desde 2015. Pero la excursión volvió a ser una tortura.

Parecía que iba a ser un trámite para Messi y compañía porque además Liverpool no contaba para esta gran cita con Mohamed Salah y con Roberto Firmino, por diferentes lesiones. Pero no estaba en los planes de los ingleses rendirse, incluso, con esa leyenda en sus remeras salieron al campo de juego.

Y desde el arranque bajaron ese mensaje dentro de la cancha, porque antes de los 10 minutos le dio el primer golpe Liverpool con Origi como protagonista. Sufrió también Liverpool porque Messi y Coutinho estuvieron picantes en la primera parte del partido, pero Alisson se encargó de ahogar los intentos de ambas estrellas de Barcelona.

El comienzo del segundo tiempo mostró una versión todavía más voraz del equipo local. Necesitaba quemar sus cartuchos si quería torcer la historia y encontró en Wijnaldum la llave para darle un cachetazo que no esperaba Barcelona. En dos minutos marcó dos tantos que dejaron groggi al equipo catalán.

Intentó una respuesta con algún arranque eléctrico de Messi y con un remate del rosarino que contuvo nuevamente sin problemas Alisson. Se acomodó Liverpool a la victoria por 3-0 y fue paciente para generar desesperación en su rival que veía cómo se le escapaba una chance preciosa de llegar a la final de la Champions. Y ese premio llegó tras una acción de potrero, porque Alexander Arnold fue a tirar un córner y simuló desentenderse de la jugada, pero cuando advirtió que la defensa de Barcelona estaba desconcentrada, volvió sobre el balón sacó un disparo a ras de piso y encontró atento a Origi que le dio el golpe casi letal a todo Barcelona.

Es una locura Anfield, es una fiesta sin tregua. ya tendrán tiempo de pensar en quién enfrentarán en la final de la Champions, rival que conocerán tras el duelo de este miércoles entre Ajax de Holanda y el Tottenham de Inglaterra, que jugarán en Amsterdam. El sueño inglés está puesto en el 1° de junio en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid, allí donde estará la gloria.