Francisco lavó los pies de 12 presos y les hizo un pedido particular

19042019084701

Entre los detenidos habían nueve italianos, un brasileño, un marfileño y un marroquí. Todos fueron besados por el Sumo Pontífice.

El papa Francisco lavó hoy los pies de 12 detenidos de una cárcel de las afueras de Roma y pidió que el gesto sirva “para que seamos más amigos y hermanos en el servicio a los demás”.

“Es un gesto que hacían los esclavos, cuando no había asfalto en las calles y la gente llegaba a las casas con polvo en los pies. Y es lo que hace Jesús: un gesto de esclavo, él que tenía todo el poder”, recordó el Pontífice al celebrar la misa de la Cena del Señor, según se denomina en la tradición católica.

Tras el mensaje, el Pontífice lavó los pies a 12 de ellos: nueve italianos, un brasileño, un marfileño y un marroquí. A cada uno les besó luego los pies, como hizo la semana pasada con los líderes de Sudán del Sur para reclamarles una paz efectiva en el país africano.

“Jesús luego les aconsejó a quienes lavó: hagan este gesto el uno al otro, sírvanse el uno al otro, sean hermanos en el servicio, no en la ambición de quien domina al otro, sí servicio”, les dijo el líder del catolicismo desde el altar improvisado dentro de la estructura penitenciaria.

“Haré este gesto para imitar el gesto de Jesús. El obispo no es el más importante, debe ser el más servidor. Cada uno de nosotros tiene que ser servidor de los demás. Es la regla del Evangelio, la regla del servicio, no de hacer el mal o humillar a los demás”, agregó luego Francisco durante la homilía que improvisó, en italiano, en la cárcel.

“Entre ustedes, el más grande debe servir al más pequeño. El que se sienta más grande debe ser el servidor. Es verdad que en la vida hay problemas, peleamos entre nosotros, pero esto debe ser una cosa pasajera. Que este gesto ayude a que seamos más amigos y hermanos en el servicio”, finalizó.