Francia: miles de personas se manifestaron contra nueva ley de seguridad que impide difundir imágenes policiales.

La iniciativa aprobada por la Asamblea Nacional también permite el uso de drones por la policía para grabar manifestaciones y el reconocimiento facial a través de cámaras de videovigilancia, entre otras medidas.
GN22P32F3_205813

Miles de personas se manifestaron este sábado en Francia contra una ley que restringe la difusión de imágenes de intervenciones policiales, considerada por los opositores al texto como un ataque a «la libertad de expresión».

La Asamblea Nacional aprobó el viernes el artículo 24 de la ley de «seguridad global», el más criticado del texto al restringir la difusión de imágenes de los policías, aunque el gobierno introdujo en el último momento una enmienda que garantiza el «derecho a informar».

Este artículo castigará con penas máximas de un año de prisión y 45.000 euros de multa la difusión de la «imagen del rostro o de otros elementos que permitan la identificación» de policías o gendarmes y que pueda perjudicar «su integridad física o psíquica».

La veintena de concentraciones en todo el país reunió a unas 22.000 personas, de las cuales 7.000 en París, unas 2.000 en Marsella y 1.300 en Montpellier (sur), según datos proporcionados por la Prefectura de París y fuentes policiales a la AFP.

«Nos dirigimos hacia algo que no es una democracia», criticó Martine Wattoux, una manifestante chaleco amarillo presente en la protesta en París.

«Estamos preocupados por el lento deterioro del Estado de derecho que parece llevarnos hacia un Estado policial», denunció el abogado Arié Alimi, miembro de la dirección de la Liga de los Derechos Humanos, en una rueda de prensa en la que también participaron integrantes de Amnistía Internacional o sindicatos de periodistas, entre otros colectivos.

Además de restringir las imágenes de las acciones policiales, la ley de «seguridad global» también permite el uso de drones por la policía para grabar manifestaciones y el reconocimiento facial a través de cámaras de videovigilancia, entre otras medidas.

La Plaza de Trocadero en París se llenó de gente, bajo un importante despliegue policial, en una protesta que reunió perfiles diversos de manifestantes, como periodistas, asociaciones defensoras de los derechos humanos o chalecos amarillos (movimiento de contestación surgido en noviembre de 2018), constataron periodistas de la AFP.

Al terminar la protesta hubo momentos de tensión con las fuerzas policiales, que utilizaron cañones de agua y cargas para dispersar a la gente.