FEPUCH contesta al colegio de abogados de Resistencia.

A continuación el comunicado completo.
12102018200500.jpg-652x419

La FEDERACIÓN DE PROFESIONALES UNIVERSITARIOS DEL CHACO (FEPUCH), expresa su rechazo a las manifestaciones vertidas por el COLEGIO DE ABOGADOS DE RESISTENCIA, publicadas el día 16 de octubre pasado, en algunos medios periodísticos de la Provincia del Chaco. Nos vemos obligados a ejercer el derecho de réplica, como entidad que agrupa a entidades profesionales que compartimos, entre tantas otras razones, el ideal de la colegiación pública, ante las inexactitudes y errores en que incurre el pronunciamiento antes mencionado.

En primer lugar corresponde que le aclaremos al Colegio de Abogados de Resistencia que todas las entidades profesionales que integran FEPUCH comparten y fomentan la forma de organización que supone el colegio público en el entendimiento de que conforma la mejor forma posible para garantizar la organización democrática del colectivo de profesionales que nuclea, a la vez que brindar una herramienta eficaz para la defensa de sus derechos, garantizando a su vez el control de la ética profesional y con ello el resguardo de los usuarios de los servicios profesionales que ofrecemos. FEPUCH acompaña al Consejo de Abogados en su ideario colegialista, como lo hace también con los agrimensores, arquitectos, técnicos y farmacéuticos, profesionales que también se encuentran hoy bregando por la colegiación pública de sus respectivas profesiones.

La colegiación pública es sin dudas la forma más democrática que existe para el gobierno de la matrícula profesional por la sencilla razón de que permite a los interesados y afectados por esa matrícula, es decir los profesionales, ejercer su propio gobierno, participando y tomando las decisiones que directamente impactarán sobre sus destinatarios. Al mismo tiempo, la colegiación pública permite que sean los profesionales que conocen las reglas de su profesión y el ethos que las inspira, quienes puedan ejercer el control sobre la ética de su profesión, es decir juzgar la conducta profesional de sus pares, de acuerdo a los estándares compartidos y conocidos respecto de cómo debe ser el correcto comportamiento profesional. Es una particular paradoja que sean los abogados quienes no deseen someterse al juicio de sus pares, cuando ese juicio ha sido precisamente uno de los primeros antecedentes de la garantía del debido proceso, pilar para la defensa de las libertades individuales. Nos queda claro a nosotros, por lo menos, que los pares de los abogados son los propios abogados que ejercen su profesión y no los jueces a quienes hoy someten el juzgamiento de su conducta profesional en primera instancia, toda vez que la ética es un conjunto de pautas de corrección específicas, es decir que se concretiza con particularidades asociadas a cada tipo de profesión o función.

Tampoco nos parece cierto que se afirme, como lo ha hecho el Colegio de Abogados de Resistencia, que el tema de la colegiación legal se encuentra cerrado en relación a los abogados de la Provincia del Chaco. Es autocontradictorio que basando su crítica en el argumento democrático, sea tan autoritaria la afirmación que es parte del mismo comunicado. Es que la colegiación legal podrá no ser el sistema que rija hoy a los abogados, pero ello de modo alguno importa que quienes defienden su implementación no puedan continuar bregando por su institución en el futuro, convencidos como están y estamos, de que ese sistema de organización profesional es superlativamente mejorador del hoy vigente. La evolución del Derecho, como deberían saber los abogados, se construye precisamente a partir de la crítica constante a que queda expuesta una legislación, antes de su sanción y fundamentalmente después de sancionada. No es entonces para nada antidemocrático que el Consejo de Abogados, asociada a esta FEPUCH, continúe bregando por la revisión de la legislación vigente y en particular por implementar la colegiación legal de los abogados. De no entenderse así a quien le cabría mayor crítica por su posición antidemocrática sería precisamente al Colegio de Abogados, teniendo en cuenta que entre los antecedentes de la Ley N° 2275.B que cita en su comunicado, se encuentra la Ley N° 3718, que precisamente instaurara el sistema de colegiación legal de los abogados en la Provincia del Chaco, que tuvo un corto período de vigencia y que fuera sucesivamente suspendida en su vigencia durante varios años. Con la lógica que aplica la institución a la que respondemos, la cuestión de la colegiación legal se hubiera tenido que agotar con la sanción de la Ley N° 3718 y serían entonces antidemocráticos todos aquellos que no aceptaron la voluntad entonces expresada por la Legislatura provincial, al punto de haber peticionado y obtenido su suspensión por varios años. No compartimos por supuesto esta inteligencia, como no compartimos que el Consejo de Abogados o esta FEPUCH sean menos democráticos por postular una institución que hoy no se encuentra acogida en la legislación vigente.

También debemos someter a crítica la representación de todos los abogados que invoca el Colegio de Abogados cuando refiere a que todos los abogados del Chaco han rechazado el sistema de colegiación legal. Contra este argumento basta con señalar que la cuestión de la colegiación legal no se ha resuelto nunca entre los abogados mediante la consulta a esos profesionales, pese a las propuestas que en tal sentido hiciera el Consejo de Abogados. Por el contrario, no han sido los abogados los que han resuelto sobre la forma de su organización profesional, sino que han sido los legisladores que cita el Colegio de Abogados, quienes en un momento determinado han optado por no establecer la colegiación legal para los abogados. Si de representación de los abogados se trata, no parece que el Consejo de Abogados pueda ser tildada como una institución que representa a una minoría, teniendo en consideración que solo en el último año 2018 ha obtenido dos victorias sobre dos elecciones en las que los abogados de la Primera Circunscripción han sido convocados para elegir a sus representantes en distintos ámbitos. Más bien pareciera que quien está en minoría es el Colegio de Abogados.e Para finalizar es nuestra obligación desmentir un argumento que muchas veces hemos escuchado referir por parte de quienes critican o se oponen al sistema de colegiación legal para los abogados, esto es que la colegiación legal no es inconstitucional y que contrariamente a ello ha sido convalidada en su constitucionalidad por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el caso “Ferrari, Alejandro M. c. Gobierno nacional -Poder Ejecutivo nacional (26/06/86) y confirmada además su conformidad con la Convención Americana de Derechos Humanos mediante el informe emitido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Tampoco es cierto que nuestra Constitución Provincial establezca prohibición para establecer la asociación de los profesionales en colegios públicos, siendo expresa su habilitación para conformar estos sujetos de Derecho Público en el art. 15 inc. 3 de la Constitución del Chaco.

Por todo lo expuesto, podremos disentir con quienes no acepten ni crean en el sistema de colegiación legal, pero nunca podremos ser acusados de ser antidemocráticos por intentar su defensa y promoción. Antes bien, deberían quienes nos acusan de ello revisar si es democrático vedarle a los abogados el ejercicio de su propio nombregobierno, contradiciendo así el primer principio de cualquier sistema democrático que es precisamente el autogobierno.-