Federer venció a Nadal en la final del Masters 1000 de Shangai.

El suizo se impuso por 6-4 y 6-3 en una hora y 13 minutos; puede terminar la temporada en lo más alto.
1508055747_838841_1508068197_noticia_fotograma

El suizo Roger Federer sumó su cuarta victoria de la temporada sobre el español Rafael Nadal para conquistar el torneo de tenis de Shanghai. El campeón de 19 Grand Slam se impuso por 6-4 y 6-3 en una hora y 13 minutos de final en el Masters 1000 chino, donde levantó su sexto título de la temporada después de Australia, Indian Wells, Miami, Halle y Wimbledon.

De paso, tendrá la oportunidad de terminar la temporada en lo más alto del ranking. Nadal continuará como número uno del mundo con 10.465 puntos, mientras que Federer aparecerá mañana con 8.505 unidades. Está previsto que ambos tenistas jueguen en las próximas semanas tres torneos, Basilea, París y Londres, con un total de 3.000 puntos en juego.

Nadal siempre ha sido considerado la “bestia negra” de Federer. Hasta que arrancó la temporada 2017, lucía un 23-10 en el cara a cara, con 14 victorias en las 21 finales que disputaron. Pero el español no encuentra ahora antídoto para la versión 2.0 del suizo. Este año se midieron en las finales de Australia, Miami y Shanghai y en los octavos de Indian Wells. El balance es de cuatro victorias para Federer con nueve sets a favor y apenas dos en contra.

Federer, de 36 años, desplegó hoy la misma táctica que en los anteriores duelos con Nadal: jugar encima de la línea de fondo, buscar tiros ganadores una y otra vez, sin dar ritmo al español y moviéndolo de lado a lado. La final era el décimo partido en apenas 13 días para Nadal. Llevaba 16 victorias consecutivas en cancha dura y en los últimos días había mostrado un nivel altísimo. Hoy se le vio cansado y con un vendaje en la rodilla derecha tras tantos días de fatiga.

Federer se llevó el capítulo 38 de la legendaria rivalidad con 28 winners y apenas 11 errores no forzados. El partido dependió en todo momento de lo que dictaba su raqueta. Nadal, en cambio, terminó con 12 golpes ganadores y 20 errores no forzados.

Todo empezó mal para Nadal, que entregó su saque en el primer juego. La peor situación ante un Federer inspiradísimo: no concedería al español ni una sola pelota de break y jugaba a la velocidad de la luz. El sexto juego, con su saque, duró apenas 50 segundos. Nadal era todo lo contrario, sin chispa en las piernas. Federer cerró el primer set en 35 minutos con su séptimo ace en 35 minutos y poco después ya estaba break arriba en el segundo set. Lo consiguió en el quinto juego. A partir de ahí, el suizo aceleró y no dejó escapar la oportunidad para sumar su título número 94, el vigésimo séptimo de Masters 1000.