Estados Unidos: la justicia acusa a 13 ciudadanos y tres empresas rusas por intervenir en la campaña.

La justicia norteamericana acusó formalmente a 13 individuos y tres empresas rusas por la intervención del Kremlin en las elecciones presidenciales que le dieron la victoria a Donald Trump en noviembre de 2016.
per0107mueller

El fiscal especial Robert Mueller aseguró que los rusos usaron cuentas falsas de redes sociales y anuncios comprados de manera fraudulenta en nombre de ciudadanos norteamericanos para tergiversar la campaña.

Los acusados “conspiraron consciente e intencionadamente” al “dañar, obstruir y violar las funciones legales del gobierno mediante el fraude y el engaño, con el propósito de interferir en los procesos políticos y electorales de Estados Unidos”, señaló la oficina de Mueller.

La acusación señala entre otras a la empresa Internet Research Agency LLC por orquestar una campaña en la web para influir en la campaña a través de las redes sociales.

ByYorn4vf_1200x0__1

  • El fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, al anunciar la acusación contra 13 ciudadanos.

Mueller investiga la acusación de los servicios de inteligencia de que Rusia interfirió con ataques de hackers en la campaña electoral, supuestamente con la intención de ayudar a Trump y dañar a su rival, Hillary Clinton.

El fiscal lleva a cabo las investigaciones desde mayo de 2017 y quiere establecer, entre otras cuestiones, si hubo un arreglo entre el equipo de campaña de Trump y Moscú.

Los cargos son los más directos y explícitos hasta ahora en denunciar que Rusia trató de influir en el proceso político norteamericano.

El objetivo de la conspiración, dice el expediente, era “sembrar discordia en medio del sistema electoral estadounidense, incluyendo en las elecciones presidenciales del 2016”.

Hasta el momento, la investigación de Mueller sobre la trama rusa llevó al enjuiciamiento de cuatro personas relacionadas con Trump: su exasesor de seguridad en la Casa Blanca, Michael Flynn; su exjefe de campaña, Paul Manafort; su “número dos” en la campaña, Rick Gates; y otro exasesor, George Papadopoulos, que trabajó para el magnate durante las elecciones.