España lleva 300 días sin gobierno y busca evitar una tercera elección

El 31 de octubre vence el plazo para formar un nuevo Ejecutivo. Si no se logra, habrá que llamar a nuevos comicios.
bandera-nacional-colon-644x362

España cumplió ayer 300 días sin gobierno, con un Ejecutivo en funciones y a la espera de que los socialistas, mediante una previsible abstención en el Parlamento, permitan al conservador Mariano Rajoy formar un nuevo Gabinete en apenas dos semanas y romper el bloqueo político en el país.

Los plazos legales son estrechos: el 31 de octubre es el último día para que se forme gobierno. Si en esa fecha no hay investido un presidente, el rey Felipe VI disolverá las Cortes (Parlamento) y se convocarán comicios automáticamente. Serían los terceros en un año y deberían realizarse justo en Navidad.

Esta etapa es la más larga en la historia de la democracia española con un gobierno en funciones. Durante diez meses, los partidos han sido incapaces de llegar a un acuerdo para gobernar en un Congreso más fragmentado que nunca, a raíz de la entrada de dos nuevos partidos: el izquierdista Podemos y el liberal Ciudadanos.

Tras dos procesos electorales en los que ningún partido obtuvo mayoría absoluta y llevaron a una situación de parálisis política, la única fecha fijada por el momento es la de la ronda de consultas que celebrará el rey con los representantes de las fuerzas parlamentarias. Serán los días 24 y 25 de octubre, de cara a proponer un candidato a la investidura. Se espera que sea Rajoy, quien ganó –sin mayoría absoluta– las elecciones de diciembre y las de junio. En septiembre, sin embargo, fracasó en un primer intento de revalidar su cargo al frente del gobierno, al no obtener apoyos suficientes en la votación celebrada en el Congreso de los Diputados.