Encuentran sin vida a la hermana del juez federal Aldo Alurralde

3-15

La hermana de un juez federal santafesino que estaba desaparecida desde el viernes a la mañana fue encontrada muerta este sábado. El caso tiene como único detenido a su esposo, de 66 años. Ana María Alurralde (59) había sido vista por última vez el viernes por la mañana en su domicilio de la ciudad de Santa Fe y por la tarde su pareja, cuya identidad no trascendió, realizó una denuncia por paradero en la comisaria 6° de esa ciudad.

Este sábado, la Policía de Investigaciones santafesina encontró el cadáver de la mujer adentro de su auto en avenida General Paz y Las Mandarinas, en el paraje El Chaquito en el extremo noreste de la capital santafesina, según informó diario Uno de Santa Fe. La primera hipótesis de los investigadores es que la víctima fue asesinada: tenía una bolsa en la cabeza.

Según consignó diario Uno, el marido habría confesado el crimen. Se trata del mismo hombre que fue pareja de Marta Isabel Romero, una profesora de educación física que desapareció el 23 de marzo de 1988 y no fue vista nunca más.

Ana María Alurralde era hermana del juez federal de Reconquista (Santa Fe), Aldo Alurralde. En un primer momento el caso quedó a cargo de la fiscal Bárbara Ilera, de la Unidad Fiscal Especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual, que ordenó las diligencias de rutina.

Pero a medida que fueron surgiendo pistas en la investigación, la causa fue derivada a una fiscalía de homicidios, según informaron fuentes judiciales. En esa línea, el viernes a la noche fue detenido por orden de la fiscal Ana Laura Gioria un hombre de 66 años.

El sospechoso, pareja actual de la mujer desaparecida, habría caído en contradicciones durante su declaración.

Otras fuentes del caso señalaron que la mujer dejó una nota el viernes a la mañana en la que informaba a su marido acerca de sus tareas, entre éstas, que iba a mostrar la vivienda que habitó su madre fallecida, la cual tenía a la venta.

Ana María salió en su automóvil, un Volkswagen Gol rojo, pero no regresó a su casa ni fue vista por sus familiares. Finalmente la Policía halló su vehículo en una zona descampada del norte de la capital santafesina.

Al principio se barajaron otras hipótesis en torno a la desaparición de la mujer, ya que era hermana del juez Alurralde, el mismo que durante los últimos meses recibió amenazas presuntamente vinculadas a su actuación contra bandas narcos que operan en el norte de la provincia de Santa Fe.

El 7 de agosto pasado, el magistrado encontró un gorrión muerto y aplastado sobre el pad para el mouse de la computadora de su despacho en el juzgado federal, lo que consideró «un mensaje mafioso».

Pero ahora todas las sospechas por el crimen de Ana María apuntan hacia el marido.