El femicida Fabián Tablado fue expulsado de siete provincias y evalúa ir al Inadi

Capturakkjhjhh

En 1996 mató de 113 puñaladas a Carolina Aló. Está en libertad condicional pero lo declaran persona no grata, juntan firmas o lo echan de Corrientes, Misiones o la Costa Atlántica. Tiene una perimetral de 300 kilómetros impuesta a favor de Edgardo Aló, padre de la víctima

Si todo sigue así, el femicida Fabián Tablado no podrá ni siquiera pisar el suelo de ninguna provincia argentina. Es un caso único en la historia criminal.

Hasta ahora, el asesino cruel y frío que mato de 113 puñaladas a Carolina Aló el 27 de mayo de 1997, no logra gozar de la libertad condicional. El tenía 20 y ella 17.

En apenas seis meses, lo “desterraron”, lo escracharon para alejarlo de ciudades, o lo declararon persona no grata en Tigre, San Fernando, San Isidro, Partido de la Costa, Florencio Varela, Ciudad de Buenos Aires, Cañada de Gómez, Bel Ville, San Clemente del Tuyú, Santa Fe, Corrientes y Posadas.

Ni al cuádruple femicida Ricardo Barreda le pasó eso. Hasta a ciertas personas les generaba simpatía pese a haber matado a sangre fría a su esposa, su suegra y sus dos hijas.

Su pesadilla comenzó cuando violó la perimetral cuando paseaba con sus mellizas por la calle. Ocurrió el 19 de octubre de 2020, llevaba ocho meses libre, cuando fue captado por las cámaras del Centro de Operaciones Tigre mientras caminaba con las nenas por el puente Sacriste, a una cuadra y media de la Dirección Nacional de Migraciones de Tigre, donde trabaja Edgardo Aló, el padre de la víctima.

El hombre lo denunció por violar la perimetral y el fiscal Sebastián Fitipaldi pidió su detención. El Juzgado de Garantías N°2 firmó el pedido de Fitipaldi, ejecutado por su colega Diego Callegari, especializado en violencia de género: Tablado fue arrestado en Tigre. Recuperó la libertad tiempo después pero Aló logró que se le impusiera una perimetral de 300 kilómetros de distancia entre el femicida y él. Y es así como Tablado vaga errante por lugares que lo rechazan por su acto horroroso.

Por más que haya estado preso o goce de libertad condicional, al femicida Fabián Tablado pareciera perseguirlo una maldición.

Una maldición que no se cierne sobre todo asesino. No es es el estigma de Caín (vagar errante si rumbo) ni la creencia mexicana de que el asesino además de cargar con su alma, carga con la de la víctima. Pero a cada lado que intenta ir el paso no crece, en una versión moderna de Atila. Es como un destierro de todos los lugares.

A los 45 años, Tablado desafía. “Esto es discriminación. Ya pagué en la cárcel. No soy un loquito que va a andar matando. Cambié y esto es una caza de brujas”, y amenaza con hacer la denuncia al Inadi por discriminación

EN NINGÚN LADO

El intendente del Partido de la Costa, Cristian Cardozo, cuando el asesino se instaló, fue categórico: “Las 14 localidades que integran el Partido de la Costa no quieren que ese asesino conviva con gente trabajadora y honesta”.

En Corrientes corrió la misma (mala) suerte. Expulsado. “Vivió dos meses en Villa Virasoro. No salía a ningún lado por temor a que lo insultaran. Estuvo como preso por temor al repudio de la gente. Vivió en un monoambiente, a la vera de l ruta. La única que lo visitaba era la madre. Al parecer no trabajaba y lo mantenían los padres”, dijo a Infobae el periodista correntino de policiales Aldo Santamaria.

Ahora está en Posadas, alojado en la Fundación Ministerio Carcelario y Hospitalario “Filipos”, a cargo del pastor Carlos González. Ese lugar, que en un momento se dijo que pertenece al Pastor Jiménez, aloja ancianos y personas de la calle. ¿Por qué Tablado fue recibido cuando no está en esa situación?

El Concejo Deliberante local lo declaró persona no grata, las agrupaciones feministas anunciaron que lucharán para que sea expulsado de la ciudad y un grupo de vecinos y vecinas junta firmas para que se vaya.