El barrio Toba cuenta con un nuevo centro contra adicciones

20012022064534

El gobernador Jorge Capitanich inauguró este miércoles un Centro Preventivo Local de Adicciones y un polideportivo en el barrio Gran Toba de Resistencia, como parte del proceso de reparación histórica para la zona en cuanto a proyectos públicos de infraestructura. “Recuerdo que en 2007 iniciamos nuestro trabajo en el barrio, con déficits estructurales muy significativos. En aquel momento esto era un sueño, pero hoy es una realidad”, remarcó el mandatario.

El Centro Preventivo Local de Adicciones es un espacio de prevención y contención, donde se busca generar herramientas variadas para la construcción y fortalecimiento de un proyecto de vida, en los territorios donde existen problemáticas referidas al consumo de drogas y alcohol.
“Fortalecer toda la política de salud siempre es una buena medida. Nos preocupan las adicciones, la problemática de suicidios, violencia. Necesitamos un abordaje territorial que nos permita inclusión y justicia social, así como también el desarrollo sano de los jóvenes con el deporte. Y estas obras vienen a saldar esas necesidades”, sostuvo el jefe del Ejecutivo.

Además, tiene como objetivo principal sumarse a la red asistencial de dispositivos de salud mental ya existente en el ámbito del Ministerio de Salud Pública, brindando una opción sanitaria integral a quienes padecen estas problemáticas.

Polideportivo barrio Toba.

En este sentido, la obra demandó una inversión de $47.788.701 y ocho meses de ejecución, en donde se construyó un salón de usos múltiples para el dictado de charlas, cuatro consultorios para la atención de pacientes, una sala de recepción y diferentes sanitarios con accesibilidad universal.

En cuanto al polideportivo, este viene a solucionar una necesidad de la comunidad, que no contaba con canchas ni playones deportivos ante el incremento poblacional del barrio. Es por ello que, en un terreno de 97 metros por 96 metros, se construyó un playón deportivo multifunción, una cancha de fútbol, vestuarios con baños, juegos infantiles, un corredor aeróbico con ejercitadores, y un muro perimetral con iluminación completa.

La construcción de este patio deportivo demandó $62.596.546 de inversión y cinco meses de ejecución. Brindará a la comunidad contención a los niños, niñas y adolescentes de la toda la comunidad, además de ser una estrategia fundamental para otorgar comodidad a quienes quieran realizar actividades deportivas en sus tiempos libres sin tener que desplazarse grandes distancias.

Capitanich hizo referencia al avance que ha logrado el barrio a partir de las obras y espacios creador para favorecer la accesibilidad. “A partir de nuestra gestión pudimos construir viviendas, el pavimento urbano, alumbrado LED para mayor seguridad, conexiones de agua potable y cloacas para evitar inundaciones, infraestructura escolar y otros pedidos de la comunidad. En este marco, solamente nos queda la colectora de la ruta 11, el portal de acceso al barrio y la sede de la cooperativa de artesanías”, sostuvo. Y destacó: «Cumplimos con todas las obras con las que nos comprometimos».