El 30% de la población de América Latina no tiene acceso a la salud

12122017094342.jpg-731x
Así lo afirmó la Organización Panamericana de la Salud (OPS) durante un encuentro que se llevó a cabo en la sede de la Unasur, en Quito, Ecuador. En consecuencia, le reclamaron a los países de la región que amplíen la cobertura de salud entre sus poblaciones
Un estudio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) afirma que el 30 por ciento de la población en América Latina y el Caribe no tiene acceso a la atención sanitaria. El dato se conoció ayer en Quito, Ecuador, durante la inauguración de la reunión de alto nivel denominada “La salud universal en el siglo XXI: 40 años de Alma-Ata”, que se desarrolló en la sede de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en el norte de la capital ecuatoriana. A raíz de esto, la directora de la OPS, Carissa F. Etienne, le reclamó a los países de la región que amplíen la cobertura de salud entre sus poblaciones.
“La generación de alianzas es clave para lograr la salud universal sin dejar a nadie atrás”, dijo Etienne, e instó después a “empoderar a las personas y a las comunidades” para que sean parte del cambio necesario para alcanzar la salud para todos. En ese sentido, según la OPS, “la salud universal supone que todas las personas, sobre todo aquellas en situación de especial vulnerabilidad, no importa dónde estén, tengan acceso a una atención en salud eficaz y de calidad, y que estén protegidas de sufrir dificultades financieras en caso de necesitar atención en salud”.
Entre otras cosas, el encuentro buscó crear espacios de reflexión y debate acerca del futuro de los sistemas de salud, así como forjar alianzas estratégicas para transformar los sistemas sanitarios que permitan alcanzar la salud universal en 2030, señaló la OPS en el encuentro que organiza conjuntamente con el Ministerio de Salud de Ecuador. En ese marco fue donde Etienne precisó que en América Latina y el Caribe el 30  por ciento de la población no tiene acceso a la atención de salud por motivos económicos , mientras que otro 21 por ciento no busca atención debido a barreras geográficas.
“Ampliar la cantidad de personas con cobertura y acceso a la salud generará resultados positivos en la salud de la población, pero también progreso económico y prosperidad”, amplió la directora de la OPS, al tiempo que afirmó que se deben “buscar soluciones innovadoras para responder al contexto del siglo XXI”. En tanto, la ministra de Salud de Ecuador, Verónica Espinosa, recordó en ese sentido que la declaración de Alma-Ata (Kazajistán) de 1978 recogió principios fundamentales sobre la atención primaria de salud.
A tono con eso, “la Constitución del Ecuador garantiza la salud como un derecho” y su sistema de provisión integral del servicio se organiza con un “enfoque familiar, intercultural y comunitario, y que posiciona al usuario como punto central de la atención”, explicó Espinosa. A su vez, la ministra añadió también que en su país, con esos objetivos, se lleva adelante la iniciativa “El Médico del Barrio”, una estrategia de atención puerta a puerta de los grupos más vulnerables y que está inspirada en experiencias desarrolladas en Brasil, Venezuela y Cuba.
“La medicina no nos pertenece solo a los médicos”, sino también a la ciudadanía, concluyó Espinosa. El encuentro de Quito, en el que participan 200 líderes de la región en temas de salud y que concluirá hoy, tiene lugar 40 años después de la primera conferencia internacional sobre atención primaria, que se celebró en Alma-Ata. Ese encuentro impulsó los valores del derecho a la salud, la equidad y la solidaridad, y cambió la manera de organizar los servicios de salud en el mundo al ampliar el modelo médico para incluir los factores sociales y económicos, señaló la OPS.