EEUU y China sellaron acuerdo comercial y Trump promete ir por más.

Washington suspenderá los aranceles a las importaciones chinas previstos para el domingo, mientras que Pekín aumentará sus compras de productos agrícolas estadounidenses.
http___com.ft.imagepublish.upp-prod-us.s3.amazonaws

El presidente Donald Trump dijo que Estados Unidos alcanzó un acuerdo comercial de «Fase Uno» con China, al que calificó como «asombroso», en virtud del cual Washington suspenderá los aranceles a las importaciones chinas previstos para el domingo, mientras que Pekín aumentará sus compras de productos agrícolas estadounidenses.

«Pactamos un Acuerdo de Fase Uno muy grande con China. Accedieron a muchos cambios estructurales y grandes compras de Productos Agrícolas, Energía y Bienes Manufacturados, y mucho más», afirmó Trump en Twitter.

El mandatario indicó también que Estados Unidos rebajará algunos aranceles a bienes chinos que ya están en vigor.

“Comenzaremos las negociaciones sobre el Acuerdo de la Fase Dos de inmediato, en lugar de esperar hasta después de las elecciones de 2020. Este es un trato increíble para todos. ¡Gracias!”, agregó.

Casi al mismo tiempo, en una conferencia de prensa, el viceministro de Finanzas, Liao Min, confirmó que “se acordó el texto de un acuerdo comercial de fase uno”.

Washington cancelará algunos aranceles de manera gradual, aseguró en tanto el viceministro de Comercio, Wang Shouwen, en la misma rueda de prensa, en la que estuvieron presentes también funcionarios del organismo de planificación del Estado, del Ministerio de Finanzas, de Relaciones Exteriores, Agricultura y Comercio.

El acuerdo comercial protegerá los intereses de las firmas extranjeras en China y de las firmas de Pekín en Estados Unidos también estarán protegidos, afirmó Wang Shouwen.

Es un «acuerdo sin precedentes», dijo el Representante Comercial de Estados Unidos (USTR), Robert Lighthizer, quien estuvo en las negociaciones.

Añadió que el acuerdo «aporta significativos cambios estructurales y plenamente aplicables». Con eso «comienzan a reequilibrarse las relaciones comerciales sino-estadounidenses», añadió en un comunicado.

Trump desató una ola de aranceles contra productos chinos para forzar a Pekín a terminar con prácticas comerciales que considera desleales y perjudiciales para Estados Unidos.

Para el USTR el pacto se traducirá en «reformas estructurales y cambios del régimen económico y comercial de China en las áreas de propiedad intelectual, transferencia de tecnología, agricultura, servicios financieros, divisas y cambio de divisas».

China había indicado poco antes que Estados Unidos admitió reducir los aranceles a sus productos. Las sanciones comerciales estadounidenses, que automáticamente generaban idénticas medidas de Pekín, debilitaron no solo la economía de China sino la del mundo entero.

Según autoridades chinas, el acuerdo incluye nueve capítulos sobre propiedad intelectual, transferencia forzada de tecnología, productos alimentarios y agrícolas, servicios financieros, tasa de cambio, aumento del flujos comerciales y regulación de diferendos.

Incorpora también el compromiso de China de hacer «sustanciales compras suplementarias» de bienes y servicios estadounidenses en los próximos años, dijo el USTR sin detallar cifras.

«El acuerdo establece un sólido sistema de solución de diferendos que garantiza la puesta en práctica y aplicación rápida y eficaz», según el gobierno de Trump.