EEUU redobla presión sobre Maduro: “Es hora de un nuevo gobierno”

"El pueblo de Venezuela se merece vivir libremente en una sociedad democrática gobernada por un Estado de derecho", indicó en un comunicado un portavoz de la diplomacia estadounidense, Robert Palladino.
20181218150742011_hd

Estados Unidos dio un paso más en sus críticas hacia el presidente venezolano, Nicolás Maduro, al pedir la formación de un nuevo gobierno.

“El pueblo de Venezuela se merece vivir libremente en una sociedad democrática gobernada por un Estado de derecho”, indicó en un comunicado un portavoz de la diplomacia estadounidense, Robert Palladino.

“Es hora de iniciar una transición ordenada hacia un nuevo gobierno”, añadió.

“Apoyamos el llamamiento de la Asamblea Nacional (Parlamento) a todos los venezolanos para trabajar juntos, de forma pacífica, en la restauración de un gobierno constitucional y en la construcción de un futuro mejor”.

Maduro, reelegido el 20 de mayo en unos comicios en los que no participó la oposición, comenzó el jueves un segundo mandato de seis años, cuya legitimidad no reconoce gran parte de la comunidad internacional ni la Asamblea Nacional.

Ésta última, la única institución controlada por la oposición en Venezuela, convocó el viernes una movilización el 23 de enero a favor de un “gobierno de transición”.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, aseguró desde Abu Dabi, donde está de visita, que los acontecimientos en Venezuela eran “increíblemente importantes”.

“El régimen de Maduro es ilegítimo”, dijo a los periodistas que lo acompañan en su gira por Oriente Medio. “Estados Unidos sigue haciendo lo que hace desde hace dos años: trabajar con diligencia para restablecer una verdadera democracia en ese país”.

El pasado jueves, el consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca John Bolton había asegurado que Estados Unidos no reconocería la legitimidad de Maduro.

“Seguiremos aumentando la presión sobre este régimen corrupto, apoyando a la Asamblea Nacional democrática y llamando a la libertad y a la democracia en Venezuela”, tuiteó.

Estados Unidos considera el Parlamento como “el único órgano legítimo del poder, debidamente elegido por el pueblo venezolano”, indicó Bolton.

Durante una sesión extraordinaria sobre la situación en Venezuela, la Organización de los Estados Americanos (OEA) declaró “ilegítimo” el gobierno de Maduro y pidió nuevas elecciones presidenciales “con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y legítimo”

La Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición, convocó a una protesta en todo el país y su recién asumido presidente dijo estar dispuesto a encabezar un gobierno interino que llame a elecciones, pero solo si hay apoyo de la fuerza armada y del pueblo.

“Convocamos al pueblo a la calle al 23 de enero a una gran movilización en todos los rincones de Venezuela”, dijo en un acto el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. La fecha es significativa para los venezolanos porque recuerda el derrocamiento de la dictadura militar en 1958.

El diputado dijo estar dispuesto a asumir una presidencia interina, pero con el apoyo de los militares, los gobiernos vecinos y la población para convocar a nuevas elecciones presidenciales.

“Entonces debe ser el pueblo de Venezuela, la fuerza armada, la comunidad internacional que nos lleve a asumir claramente el mandato”, dijo Guaidó, que asumió el cargo el pasado 5 de enero.

La ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, amenazó en Twitter a Guaidó con tenerle una celda ya lista “con tu respectivo uniforme”, una advertencia que ha hecho varias veces en el pasado a opositores -algunos de los cuales siguen libres- por criticar al presidente Nicolás Maduro o protestar contra su gobierno.

Maduro cuestionó la dirección de la oposición y calificó sus actos de “aventura”. “No tienen cuerpo de dirección, no tienen líder y quieren solución cortoplacista. Están en etapa de aventura, de improvisación”, señaló.

Diputados y simpatizantes de la oposición se reunieron al mediodía del viernes fuera de la sede de Naciones Unidas, un día después de que Maduro inició un segundo mandato de seis años en medio de un fuerte rechazo diplomático de gobiernos liderados por Estados Unidos.

La mayoría de los gobiernos vecinos y algunos europeos, tras desconocer a Maduro, mostraron de inmediato su respaldo al Congreso elegido en 2015, que para el gobierno socialista es inexistente desde que el Tribunal Supremo lo declaró en desacato.

Ante unas 2.000 personas que gritaban consignas como “libertad”, diputados y representantes de la sociedad civil expresaron que Maduro era “un usurpador” porque fue producto de elecciones ampliamente cuestionadas.

La Asamblea “es el único poder legítimo que tenemos y lo apoyamos para que siga de pie. Tenemos que apoyarlo para luchar por un cambio”, dijo Servando Valecillos, un comerciante de 67 años, entre los manifestantes.

Maduro, de 56 años, sostiene que es un presidente legítimo porque ganó las elecciones en mayo del año pasado -en las que la mayoría de los partidos de oposición no participó porque consideraron que no había garantías-, las que fueron calificadas como una farsa por un grupo de gobiernos de la región.

El parlamento opositor inicia su campaña en un momento en que el país vive su peor crisis económica, marcada por cinco años de recesión y una hiperinflación.