Diputados debate en sesión especial una declaración sobre el golpe de Estado en Bolivia.

En una sesión especial pedida por los diferentes bloques opositores, se debaten diferentes proyectos de resolución y declaración que piden el "restablecimiento del orden constitucional y la democracia" en el país vecino. En tanto, desde Cambiemos llegaron con un texto común que evita hablar de "golpe de Estado" para diluir las diferencias interbloque. El espacio de Lousteau presentó un proyecto separado del oficialismo.
0037147237

La Cámara de Diputados vuelve a reunirse esta tarde, tras siete semanas de escasa actividad parlamentaria con motivo de las elecciones, para tratar la situación en Bolivia tras el golpe de Estado que precipitó la renuncia del mandatario Evo Morales.

La sesión especial fue solicitada por diputados de diferentes bloques de la oposición -Frente para la Victoria, Frente Renovador, Justicialista, Consenso Federal, Frente de Izquierda, Movimiento Evita y Red por Argentina-, al que se sumó el legislador del PRO, Daniel Lipovetzky.

«No hay ninguna duda que este fin de semana hubo un golpe de Estado en Bolivia», arrancó Felipe Solá como primer orador. «El nivel de violencia de la oposición en las calles mostró que hubo una coordinación previa. Los altos mandos militares no respondieron a Evo Morales», continuó.

«Si leen la carta de renuncia del presidente Morales parece haber sido escrita con una pistola en la cabeza», expresó e insistió: «Todavía hay gente afirma que no hubo un golpe de Estado en Bolivia. Los parlamentos tienen que poner un freno a esto y defender los derechos humanos».

El radical Facundo Suárez Lastra expresó su empatía y solidaridad con el pueblo boliviano. «Me resisto a la discusión semiótica. Yo creo que es un golpe, pero si también hubo fraude eso es un robo a la soberanía del pueblo», sostuvo y despertó aplausos en Cambiemos y el repudio del Frente de Todos.

Además, instó a la convocatoria a un proceso electoral libre en Bolivia y recordó la trayectoria de golpes de Estado en Argentina y la región. «Nosotros proponemos una hoja de ruta de la defensa de la soberanía en América latina», continuó. Recordó la proscripción del peronismo y dijo que para que eso no suceda una fuerza política no debe perpetuarse en el poder.

A su turno, Guillermo Carmona, del FpV criticó las «posiciones timoratas» e hizo hincapié en el documento emitido por el Canciller Jorge Faurie. «Resulta injustificado que se esté mirando para otro lado como está haciendo el presidente Macri y el canciller Faurie», expresó y recalcó que están incumpliendo con el protocolo de Ushuaia.

«Pedimos al oficialismo que revea su postura y de esta Cámara pueda salir una resolución por unanimidad», agregó.

La diputada justicialista jujeña Carolina Moisés, dijo: «no puede haber peros ante un golpe de Estado». «En trasfondo de este golpe de Estado es la redistribución de la riqueza en Bolivia», sentenció. «Me avergüenzo como argentina que nuestra cancillería y nuestra embajada en Bolivia no haya estado a la altura de las circunstancias», finalizó

La diputada Mayra Mendoza dijo a su turno que nunca imaginó «como hija de la democracia estar repudiando un golpe de Estado en este recinto».

La diputada del PRO, Cornelia Schmidt-Liermann, expresó a su turno: «Es importante que lo antes posible haya elecciones libres y transparentes [en Bolivia] y se respete el voto popular. Lamentablemente, hay líderes en la región que buscan anteponer su afán personalista y de perdurar por sobre las reales democracias».

Carla Carrizo, del bloque Evolución, que presentó un proyecto propio, rechazó que el Congreso no haya podido consensuar un proyecto en común. «Hay que llamar a las cosas por su nombre. Tenemos que ser contundentes para repudiar el golpe de Estado en Bolivia», dijo.

Durante la sesión se pondrán en consideración tres proyectos consensuados. El del peronismo -que rechaza el golpe de Estado-, el de Cambiemos -que intentó aunar las diferencias dentro del interbloque, sin admitir el golpe de Estado y que rechaza las «gravísimas alteraciones a la voluntad popular que desembocaron en el anuncio de una nueva convocatoria a elecciones Presidenciales» y el del bloque Evolución de Martín Lousteau, que emitió un proyecto separado del oficialismo y repudió el golpe de Estado.

La sesión comenzó pasadas las 16.30, tras la Asamblea Legislativa, un paso formal previsto en el Código Nacional Electoral en el que ambas cámaras reunidas proclamaron a la fórmula Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner para el período 2020-2022.