Desarrollo sostenible con inclusión social.

Por ingeniero Domingo Peppo, gobernador de la provincia del Chaco.
attach_cc837a3bb8a92e08449e42a6b0794dab

Profesar una filosofía profundamente humanista y cristiana, simple, práctica y popular es la esencia de nuestro gobierno, y el pilar fundamental de nuestro accionar para alcanzar el objetivo supremo y prioritario de nuestra gestión: el desarrollo integral con inclusión social en toda la Provincia.

Este desarrollo va mucho más allá del crecimiento económico y comprende también la realización de cada persona en sus respectivas áreas y dimensiones, porque un desarrollo integral y sostenible auténtico es aquel que promueve el bien común, mejora la calidad de vida y defiende, en todo tiempo y lugar los derechos fundamentales de todos los habitantes.

Adquirir este grado de desarrollo implica atravesar un proceso que es progresivo, donde cada ciudadano como sujeto de derecho es primordial y está ubicado en centro de todas las políticas públicas. Asimismo, implica respeto por la diversidad cultural y étnica, fortalecimiento y plena participación ciudadana en convivencia armónica con la naturaleza, satisfaciendo las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las propias. Es un proceso que trasciende a un gobierno o gestión, porque se construye a partir del protagonismo real de todos los componentes de una sociedad.

Alcanzarlo significa para nosotros no solo un imperativo legal, sino también un imperativo social, económico, moral y ético en nuestra realidad provincial.

Nuestra política consiste en “no excluir a nadie”, utilizando todas las herramientas a nuestro alcance para lograr este objetivo; porque estoy convencido que el desarrollo con inclusión debe trascender lo meramente teórico y discursivo y volcarse a la realidad, debe ser efectivo, real, debe reflejarse en la calidad de vida de cada chaqueño, en cada hogar, en cada rincón del territorio provincial.

Hemos implementado reformas estructurales que nos han permitido avanzar a paso firme hacia un desarrollo no solo económico, sino profundamente humano, comprensivo y coherente con la realidad material y espiritual de cada chaqueño.

Trabajamos constantemente para generar nuevos y mejores puestos de trabajo, defender y garantizar los derechos de los trabajadores; defender y garantizar los derechos de las mujeres, personas con discapacidad, adultos mayores, niños, adolescentes, inmigrantes y pueblos indígenas, priorizando los sectores en situación de vulnerabilidad social; erradicar la delincuencia y el narcotráfico; mejorar la educación y la salud; otorgar viviendas dignas; ampliar las libertades fundamentales y defender los derechos humanos; defender a las familias; apoyar y defender la producción rural y la industria local; defender el medio ambiente; profundizar y hacer más participativa y transparente nuestra democracia.

Asimismo, vamos seguir promoviendo el diálogo intersectorial; el trabajo articulado con los distintos Municipios para que los beneficios del desarrollo lleguen a todos los rincones del territorio provincial.

Somos una provincia enriquecida por su diversidad y vocación de progreso; vamos a continuar trabajando para alcanzar la anhelada meta del desarrollo integral, para que cada chaqueño pueda desarrollar al máximo su potencial, satisfacer sus necesidades de manera sostenible, y vivir dignamente en una provincia justa, pacífica y próspera; porque aquí se gobierna para todos, sin sectarismos, sin exclusión, porque el Chaco es uno solo y lo construimos entre todos.