Cristina llamó a “acuñar en un frente social, cívico y patriótico a todos los sectores agredidos por el neoliberalismo”

En el arranque de la "contracumbre" del G20, la expresidenta Cristina de Kirchner cuestionó al gobierno de Mauricio Macri, y aseguró que "en tres años el neoliberalismo ha vuelto a endeudar al país", además de criticar el regreso al FMI. Además, aseguró: "La gente aguanta el ajuste porque hay un colchón del entramado social que construimos nosotros".
cfk-ferro-11192018-406223

En clave electoral, la líder de Unidad Ciudadana destacó que en el frente político opositor “no debe haber una división entre los que rezan y los que no rezan”, ya que en el seno del movimiento “hay muchos pañuelos verdes pero también hay pañuelos celestes”.

“No puede haber una división entre los que rezan y los que no rezan. División que no es nacional y popular. Es un lujo que no nos podemos permitir. Porque en nuestro espacio hay pañuelos verdes pero también hay pañuelos celestes. Tenemos que aprender a aceptar eso sin llevarlo a la relación de fuerzas”, predicó.

Para la senadora del Frente para la Victoria, “el frente social, cívico y patriótico” debe “agrupar a todos los sectores que son agredidos por el neoliberalismo, que no es de derecha o izquierda”.

Por otro lado, la exmandataria resaltó que “como espacio progresista” Unidad Ciudadana y fuerzas aliadas no debe presentarse como “la contra” de otros modelos.

Cristina, además, apuntó contra “algunos Hitler modernos que acusan a los inmigrantes de tener la culpa de que no haya trabajo”.

“Creo que la culpa por la falta de trabajo, fábricas y comercios que se cierran, debe buscarse no en los inmigrantes sino en las políticas públicas que se han implementado”, dijo la senadora del Frente para la Victoria, en respuesta a discursos que afloraron en los últimos meses de parte de dirigentes del oficialismo y de la propia oposición peronista.

“Cuando se agota la argumentación del capitalismo en algunos sociedades comienzan a surgir los movimientos de extrema derecha que tratan de explicar los problemas encontrando culpables”, planteó la senadora nacional, luego de comparar estos discursos con los relatos sobre los que se montaron el nazismo y el fascismo en la Europa de la preguerra.

Al participar del primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico de CLACSO en Ferro, la expresidenta rechazó que dicho encuentro de intelectuales y referentes políticos y sociales del campo progresista y de izquierda sea una “contracumbre” del G20.

“Nosotros como espacio progresista debemos acostumbrarnos a no presentarnos como la contra, sino como el espacio político y social que excede la categoría de izquierdas y derechas para ingresar decididamente en una nueva categoría de pensamiento, y es la de pueblo”, enfatizó.

Asistieron a la exposición de la líder de Unidad Ciudadana, entre otros, el premio nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, el ex canciller Jorge Taiana y los diputados del Frente para la Victoria Leopoldo Moreau y Agustín Rossi.

Antes, la ex presidenta de Brasil Dilma Rousseff señaló esta mañana que “la extrema derecha estaba latente en la sociedad brasileña” y que esa fue la razón que derivó en la victoria de Jair Bolsonaro en las elecciones de su país.

Al participar del primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico de CLACSO, denominada “contracumbre” del G20, la ex mandataria brasileña explicó que la llegada de la “extrema derecha” al poder político fue posible porque durante “la transición democrática de Brasil no se juzgó el proceso de terrorismo de Estado”, y eso “dejó secuelas” sociales.

“Como también permanecen las secuelas de 300 años de esclavitud. Siempre la dictadura encontró a la violencia con método de control principal en Brasil”, advirtió.

Para Rousseff, “era inimaginable que en Brasil la extrema derecha ganara un proceso electoral”, y destacó que “la proscripción” del ex presidente Lula Da Silva, quien aparecía como el favorito para ganar las elecciones, propició ese escenario.