Cambiemos ampliado se pone a prueba en Jujuy.

Gerardo Morales busca su reelección en Jujuy bajo un frente que aglutina a diversos sectores de la política provincial, el mismo con el que en 2015 logró un triunfo histórico destronando al peronismo.
País - El gobernador de Jujuy Gerardo Morales emite su voto con el que busca la reelección, en la escuela  nro 147 de San Salvador.
09-06-2019
Foto: Fernando de la Orden / Enviado Especial

Gerardo Morales este domingo va por su reelección y confía en un triunfo cómodo ante un peronismo partido. Sería también la primera victoria de peso para la alianza Cambiemos, que anuda más de una decena de derrotas en el camino a las presidenciales en las que Mauricio Macri buscará un nuevo mandato.

Al votar, Morales declaró que “es imposible gobernar el país sin un amplio consenso” y se mostró partidario de ampliar Cambiemos a sectores del peronismo no kirchnerista.

“Soy genéticamente frentista”, dijo Morales sobre la posibilidad de ampliar la coalición, tras votar en la mesa 581 de la escuela Regimiento 20 de Montaña del barrio Chijra, en las afueras de la capital jujeña.

Lo hará en fórmula nuevamente con Carlos Haquim. El vice es un ejemplo de que Cambia Jujuy es más amplio que Cambiemos: Haquim es el líder del partido provincial Primero Jujuy, fue presidente del PJ provincial y cuando llegó a la vicegobernación estaba alineado a Massa. Además, actualmente mantiene conversaciones con Roberto Lavagna. Un caso de la heterogeneidad que pregona la UCR para ganar competitividad hacia octubre.

El Frente Cambia Jujuy aglutina a 38 partidos, incluidos UCR, PRO, GEN, el partido provincial Líder, además de sectores del justicialismo -desencantados con el PJ local-, del socialismo y del massismo. En esa línea, el propio Morales en 2015 fue “colgado” de varias boletas presidenciales, como las de Macri, Massa, Adolfo Rodríguez Saá y Margarita Stolbizer. Hacia abajo, tuvo 187 colectoras. Arrastres por arriba y por abajo. Un Cambiemos ampliado no sólo en el armado del frente, sino también en la arquitectura electoral.

Las expectativas favorables de Morales para conseguir otro mandato en el Ejecutivo jujeño se cimientan no sólo en la estrategia de sumatoria de aliados. También crece su optimismo porque el peronismo llega a la contienda fragmentado en varias opciones, y no logra recuperarse de su caída en 2015.

La oferta más competitiva del PJ es la de Julio Ferreyra por el Frente Justicialista, que tiene el respaldo oficial del partido en la provincia. El kirchnerismo aparece desdibujado con la postulación de Paula Álvarez Carrera bajo Unidad Ciudadana. El senador nacional Guillermo Snopek, por su parte, llega a la elección por el Frente Juntos por Jujuy.

En el entorno del gobernador radical argumentan que Morales triunfará porque recuperó “la paz y la libertad” tras llegar con una provincia “marcada por piquetes y el gobierno paralelo” de la hoy detenida Milagro Sala, líder de la Tupac Amaru. También dijeron que el gobernador “fortaleció la institucionalidad y apostó al cambio de la matriz productiva para alcanzar el crecimiento”.

El oficialismo jujeño también espera ganar en la capital provincial y se encolumnó en la candidatura a intendente de San Salvador de Raúl Jorge, quien, como Morales, espera alcanzar el domingo su reelección.