Brasil: juez del Supremo comparó al fenómeno Bolsonaro con el ascenso de Hitler.

Lo dijo Celso de Mello, decano del Supremo Tribunal Federal. Tiene a cargo la investigación contra el presidente por supuesta manipulación de la Policía.
0037714828

A la crisis sanitaria que atraviesa Brasil se le suman los vaivenes de una política explosiva que gira en torno a la figura excéntrica de Bolsonaro. En las últimas horas fue Celso de Mello, decano del Supremo Tribunal Federal, quien agitó las aguas al comparar el fenómeno del mandatario con el ascenso de Hitler.

A través de un mensaje dirigido a sus colegas, el funcionario judicial trazó un paralelismo entre el movimiento político del presidente Jair Bolsonaro y sus seguidores con el ascenso del nazismo en Alemania de Adolf Hitler, previo a la Segunda Guerra Mundial.

El comentario fue realizado en un mensaje a sus 10 colegas del máximo tribunal de Brasil, justamente antes de la manifestación de unos 200 bolsonaristas que pedían el cierre del Supremo Tribunal Federal y una intervención militar.

«Guardadas las debidas proporciones, el huevo de la serpiente, la similitud de lo que ocurrió en la república de Weimar (1919-1933) parece estar cerca de explotar en Brasil», escribió Mello, el encargado de juzgar la investigación contra Bolsonaro por intentar manipular a la Policía Federal.

Según Mello en su mensaje divulgado por los diarios O Estado de Sao Paulo y Folha de Sao Paulo «es necesario resistir la destrucción del orden democrático». La semana pasada Bolsonaro puso en las redes sociales el artículo 142 de la Constitución, que garantiza el uso de las Fuerzas Armadas al Poder Ejecutivo.

La corte suprema divulgó el video de la reunión de gabinete del 22 de abril pasado que es parte de la investigación contra Bolsonaro y en la cual el ministro de Educación, Abraham Weintraub, dice que los 11 ministros de la corte deben ir a la cárcel.

Otro juez de la corte, Alexandre de Moraes, esta semana allanó 29 propiedades de empreasrios y bloqueros bolsonaristas en el marco de la investigación sobre una red de trolls gubernamentales para diseminar acciones de odio y de violencia contra jueces y autoridades de todos los niveles de la administración.

Poco serio.

Sin embargo, en el universo paralelo que parece habitar Bolsonaro las cosas no marchan tan mal. Este domingo el mandatario arengó a cientos de simpatizantes que se manifestaron frente al palacio de gobierno de Brasilia.

Mientras Brasil marcha a alcanzar los 30 mil muertos por coronavirus, ya es el cuarto país con más cantidad de fallecidos consecuencia del Covid-19, solo precedido por EEUU, Gran Bretaña e Italia.

Sin usar mascarilla, Bolsonaro saludó a decenas de simpatizantes que le gritaban «¡mito, mito, mito!», mientras se aglomeraban contra una baranda en la Plaza de los Tres Poderes, frente a la presidencia.

Evitando tocar las manos de sus simpatizantes, Bolsonaro recorrió varios metros rodeado de sus guardaespaldas, cargó en hombros a dos niños y cabalgó brevemente en un caballo de la policía montada.