Brasil aprueba la vuelta del público a los estadios de fútbol

23092020071731

El Gobierno de Brasil aprobó un estudio de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y dio luz verde al regreso del público en los estadios de fútbol, aunque sin especificar fecha y de forma parcial, con solo el 30% de su capacidad, se informó hoy oficialmente.

El Ministerio de Salud reportó que las autoridades locales y los clubes también estarán obligados a pactar una serie de medidas de bioseguridad para evitar los contagios de coronavirus en Brasil, el segundo país con más infecciones a nivel global y el tercero con más muertos.

Los gobernadores y los alcaldes tendrán que considerar la variación de la curva epidemiológica, la tasa de ocupación de las camas de terapia intensiva y la capacidad de respuesta de su red de hospitales, informó la agencia de noticias EFE.

Ni el Ministerio de Salud ni la CBF dieron una fecha aproximada sobre cuándo podrían volver los aficionados a los estadios, si bien el alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, anunció el viernes pasado que pretende hacerlo a partir del 4 de octubre, cuando Flamengo y Athletico Paranaense jueguen en el Maracaná.

Río de Janeiro fue la primera región del país en autorizar la vuelta al fútbol, suspendido desde marzo, con la reanudación del Campeonato Carioca y aún con la curva de contagios y muertes en alza.

En tanto, 34 presos enfermos de coronavirus escaparon de la prisión pública de Cambará, en el estado de Paraná, fronterizo con la Argentina y Paraguay, a través de un túnel de 30 metros de longitud.

La cárcel, que sufre graves problemas de hacinamiento, tiene a casi todos sus internos infectados de coronavirus, informaron fuentes oficiales.

Todos los reclusos fugados habían contraído el nuevo coronavirus, aunque la mayor parte de ellos son asintomáticos.

El Departamento Penitenciario (Depen) regional informó en una nota de prensa que la fuga ocurrió esta madrugada y que hasta esta tarde solo cuatro fugitivos habían sido capturados.

Recientemente, reclusos y funcionarios de la unidad se sometieron a pruebas de diagnóstico para el coronavirus, y resultaron 118 positivos de un total de 122 internos y dos trabajadores más infectados.

Dicha cárcel sólo tiene capacidad para albergar a 42 presos, por lo que casi triplicaba la cantidad máxima permitida, según el portal de noticias G1, de la red Globo.

El sistema penitenciario brasileño es considerado por organizaciones internacionales como uno de los «peores» y «más inhumanos» del mundo por causa del alto hacinamiento, las rebeliones constantes, las pésimas condiciones de internamiento y el poder de las bandas criminales que operan desde el interior de los penales.

La irrupción del coronavirus complicó aún más la situación en sus cárceles.

El Depen Nacional, organismo estatal responsable por una población carcelaria de casi 750.000 personas, una de las mayores del mundo, contabiliza 24.880 contagios de coronavirus y 110 muertos en las prisiones de todo Brasil, según datos oficiales.

Brasil, el tercer país con más casos de coronavirus y el segundo con más muertes por la enfermedad acumulados desde el comienzo de la pandemia, sumaba 4.591.604 contagios (33.536 en las últimas 24 horas) y 138.108 decesos (836 nuevos), informó esta noche el Ministerio de Salud.