Amnistía pidió a Alberto Fernández que designe a una mujer en la Corte Suprema

f800x450-25046_76492_5050

El 1 de noviembre, Highton de Nolasco presentó su renuncia luego de 17 años en el cargo, por lo cual la Corte quedó conformada con cuatro hombres: Horacio Rosatti (presidente), Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkrantz (vicepresidente) y Ricardo Lorenzetti.

Ante este panorama, Amnistía escribió: «Solicitamos se promueva, sin dilaciones, la designación de una mujer con demostrado compromiso en la defensa de los derechos humanos y con perspectiva de género. Dicha postulación debe adecuarse a los estándares de representatividad federal y a los requisitos atinentes a la integridad moral e idoneidad técnica que el cargo demanda», expone el escrito dirigido al Presidente.

Vale recordar que a los miembros del alto tribunal los elige el Jefe de Estado con el acuerdo del Senado por dos tercios de sus miembros presentes, no totales, y luego de que el candidato o candidata haya superado el período de observaciones que debe abrirse para que tanto ciudadanos como organizaciones opinen sobre los postulantes.

Amnistía hizo hincapié en que la falta de mujeres en la Corte «es el reflejo de una estructural falta de paridad en todo el sistema judicial argentino en lo que refiere a espacios de decisión. La ausencia de una perspectiva de género va en contra de la legitimidad y el impacto de las decisiones en la cúpula», añade el texto.

En ese sentido, detalló: “Pese a que el sistema de justicia está conformado mayoritariamente por mujeres (56 por ciento), éstas ocupan sólo el 31 por ciento de los cargos jerárquicos (Ministros/as, Procuradores/as Generales y Defensores/as Generales) -conforme el Mapa de Género en la Justicia Argentina, elaborado por la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia-«.

En tanto, se especificó que en la cúspide del sistema judicial argentino, las mujeres apenas estaban representadas en un 20 por ciento, hasta la renuncia de Highton de Nolasco. «La designación de un varón en este rol, así como la perpetuación de la vacancia actual, supondría una situación de absoluta gravedad», se insistió.

En la misiva, además, se recuerdan los compromisos internacionales asumidos por el Estado Argentino en materia de derechos humanos, en consonancia con los estándares recogidos a nivel nacional por el Decreto Nacional 222/2003 para la conformación del máximo tribunal de Justicia del país.

«El fortalecimiento institucional del Poder Judicial es fundamental para el respeto del estado de derecho y los derechos humanos. En América Latina aún falta mucho para alcanzar la paridad de género en la justicia», sostiene Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

Y añade: «La participación igualitaria de las mujeres en las esferas de decisión es especialmente importante para la legitimidad e impacto de las decisiones de la Corte Suprema».

La nota lleva también la firma de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) y la organización Gqual.