Alberto Fernández: «Los bancos tienen que hacer su aporte»

0037541285

El presidente Alberto Fernández anunció que luego de una larga conversación con el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, se solucionaron las cosas para que los bancos comiencen a dar los créditos al 24% de interés para que las PyMES puedan abonar los salarios en abril, y que espera que las entidades bancarias «no tengan excusas y empiecen a dar los créditos» a partir de mañana.

«Hay un problema de regularización del sistema financiero, en crisis como estas muchos quedan descalificados, porque no venden, entran cheques que no pueden pagar y quedan fuera de sistema. Ahora como existe el Estado como garante, espero que el lunes no tengan excusas y empiecen a dar los créditos», dijo Fernández en una entrevista con Horacio Verbitsky.

El Presidente sostuvo que «le pedí (al titular del Banco Central, Miguel Pesce) que el lunes se ocupe de que los bancos empiecen a abrir lo necesario. Espero que ya esto empiece a funcionar porque lo necesitamos», y agregó «Yo creo que a partir del lunes las cosas se empezarán a normalizar, todo eso se flexibilizará y va a andar bien».

Con respecto a por qué no estaban otorgando los créditos a las PyMES, el Presidente explicó que «los bancos tienen que hacer su aporte. Lo que ellos nos dicen es que hay algunos elementos de interpretación burocrática y por eso todavía (no se otorgaron) los créditos que nosotros pusimos al servicio de las empresas para preservar el trabajo de la gente que es lo que más nos importa».

Además recordó que «los bancos además fueron los grandes ganadores en los últimos años. En la Argentina hace más de cuatro años que vienen prestándole plata al Banco Central y sacan resultados extraordinarios financiandolo», y sostuvo que «no le prestan plata al Estado para hacer obra pública, algo que me encantaría, le prestan al Banco Central tomando títulos para que este esterilice la moneda que emite, y es un juego perverso, que ha dado tasas al 83%, nosotros la bajamos al 38% pero la verdad es una vergüenza», concluyó.