Alberto Fernández agradeció a México por brindar asilo a Evo Morales.

El presidente electo se refirió al golpe de Estado en Bolivia donde consideró que "se interrumpió la democracia".
937x553_509702_20191104072652

El presidente electo Alberto Fernández consideró que «es un día aciago» por el golpe de Estado en Bolivia, donde “se interrumpió la democracia” y se produjo «un enfrentamiento y una enorme crisis social que no se sabe dónde termina”

Al hablar en la presentación de un libro «Política y elecciones en América Latina: una guía progresista para campañas electorales», Fernández agradeció a los presidentes de México, Perú y Paraguay (Manuel López Obrador, Martín Vizcarra y Mario Abdo, respectivamente) por su colaboración para asilar y ayudar al expresidente de Bolivia, Evo Morales.

“Gracias a Dios existe la solidaridad de presidentes y de pueblos latinoamericanos que fueron en socorro del agredido, que se llama Evo Morales. Tenemos que tener una enorme gratitud con el presidente López Obrador”, lanzó al tomar la palabra en el evento.

«No es hoy un lindo día para los que queremos que la democracia se afiance. No hay ningún Ejército que haya liberado un pueblo», dijo, y sentenció que lo que ocurrió en Bolivia «fue un golpe de Estado».