“Aceptamos followers”: hablamos con los responsables de un restaurante donde podés pagar con seguidores

5451w720

El restaurante ubicado en Milán explora modos de pago innovadores.

En efectivo, con tarjeta? o con followers. Desde Milán, un restaurante de sushi lanzó una propuesta innovadora. Los clientes con muchos seguidores en Instagram acceden a importantes descuentos e incluso pueden comer gratis.

¿Cómo es el proceso? El instagrammer debe “pagar” publicando una imagen del local y agregar el hashtag #thisisnotasushibar, que es el nombre del restaurante. Los beneficios varían de acuerdo al número de followers. A más seguidores, más cortesías.

“Somos personas poco convencionales y nos gusta ofrecer experiencias no convencionales a nuestros clientes”, dice en diálogo con TN Tecno Lorenzo Foti, relaciones públicas del restaurante milanés. Nos cuenta que al lanzar este local, el sexto de la empresa, deseaban una promoción diferente. ?En el lanzamiento no queríamos hablar sobre la comida. Todos los hacen. Buscamos un enfoque digital y fuera de lo común?.

“La propuesta es digital, es inclusiva, no afecta a nuestro sistema de entregas a domicilio, y es revolucionaria”, dice Lorenzo.

¿Por qué eligieron Instagram y no otras redes sociales?

Lorenzo: Queremos convertirnos en una cadena sin efectivo y probar nuevas formas de pago. El 90% de nuestro negocio se basa en el delivery y take away. Por eso pensamos estimular a nuestros clientes para que “jueguen” con nosotros dentro del restaurante.

¿Por qué nos enfocamos en Instagram? La mayoría de nuestros clientes son mujeres, jóvenes y sociales. Igual que los usuarios de esta red social. Nunca antes nos habíamos involucrado con ellos, así que decidimos hacerlo de un modo explosivo.

¿Cuándo arrancaron con la propuesta?

L: ¡Hace solamente tres semanas! La parte más difícil fue hacer un plan de negocio velozmente y convertirlo en realidad. De todos modos esto es solo parte de un enfoque digital más grande en el que avanzaremos durante los próximos años.

Contanos cómo fue la experiencia en estas semanas.

L: Las reacciones fueron diversas. Amor y odio. Pero en general a nuestros clientes frecuentes les encantó, y los nuevos lo están disfrutando. La mayoría de la gente no viene a comer gratis, pero quiere ser parte del juego. Por supuesto tuvimos algunos pícaros que eliminaron la publicación en Instagram después de comer. Ellos son bienvenidos, pero la próxima vez no tendrán los “beneficios de influencer”.

¿Qué planes tienen?, ¿llevarán esta propuesta a más locales?

L: Ya tenemos seis restaurantes y nos encantaría abrir nuevos en Turín y en Roma. Quizás en el futuro fuera de Italia. Pero no llevaremos simplemente sushi, que está en todas partes, sino nuestro enfoque no convencional y digital.

Antes de despedirse, Lorenzo nos cuenta que está casado con una mendocina, que también tiene familia en Córdoba y en Buenos Aires. Para volver, propone una idea: “Estuve solamente una vez en Argentina, aunque tengo pensado volver. Quién sabe, quizá con este restaurante”.