Abel Pintos: “Estamos celebrando el vínculo con el público”

23102018073345

El artista brindará el próximo 19 de noviembre un concierto único en su gira por el NEA, como parte de la presentación de su disco en vivo “La familia festeja fuerte”. Antes de su desembarco en el anfiteatro Cocomarola habló sobre su trabajo, la relación con sus seguidores, su música y sus recuerdos de Corrientes

Abel Pintos prepara un nuevo recital en la capital correntina y con una importante demanda de entradas avanza la venta para el concierto único en su gira por el NEA, en la que presentará su disco (CD y DVD) titulado “La familia festeja fuerte”. El músico brindará un concierto el lunes 19 de noviembre a las 21, en el anfiteatro Cocomarola, pero antes dialogó con El Litoral sobre este trabajo discográfico, su vínculo con el público, su música y sus recuerdos de Corrientes.

—Los que ya pudieron disfrutarlo el show anticiparon que es único e increíble, ¿qué tendrá de diferente esta presentación de la anterior visita a nuestra provincia?
—Creo que son muy generosos todos lo que describen de esa manera mi show. Es un concierto de repaso del repertorio de canciones simbólicas de cada una de las etapas de mi música, de 23 años de existencia ya. Se trata de establecer este vínculo de existencia, por eso es un concierto largo.

Habrá una larga lista de temas y será muy enérgico. Habitualmente busco que los conciertos pasen por muchos estados emocionales, pero ahora lo que queremos es poner énfasis en el festejo. Estamos celebrando el vínculo con el público.

—¿A esto se refiere el título del disco, “La familia festeja fuerte”?
—Justamente, tenemos una relación muy cercana con el público. Las relaciones familiares suelen ser muy complejas, a veces hay acuerdos y otras, no. Pese a eso, creo que toda relación debe basarse en el respeto y el cariño, es fundamental. Entonces, nos consideramos de esta manera y nos respetamos. Nos vamos conociendo año tras año y concierto tras concierto. El disco que lleva ese título refiere a la celebración de esta relación.
—¿Sos de sentarte a escuchar tus canciones o sólo subís a interpretarlas?

—Nunca me aburrí de ninguna de mis canciones. A la hora de escuchar un disco suelo poner “Flores en el río”, “El mar”, “De sólo vivir” y “Una razón”, son como los primeros en la lista de preferidos.

—¿Existen conciertos que te gusten más que otros?
—Todos los conciertos tienen un significado único, cada recital es muy valioso y se desarrolla de manera diferente. Cada show tiene una energía diferente, la mía, la del lugar, la del público. No es lo mismo un teatro que un lugar abierto como el que me tocará en Corrientes, en el anfiteatro, cada oportunidad es distinta y única.

—¿Qué te transmite tu público en otros espacios fuera del concierto?
—Tengo muchas historias para contar, pero son muy íntimas. Son cosas que, según me cuentan, sólo se animaron a decirme a mí. Son confesiones muy íntimas, abren sus almas y corazones, comparten cosas que no lo han hecho con nadie.

Recibo muchas cartas porque el público sabe que me gusta leer, suelo contestar, pero muy poco, quizás algún domingo a la tarde. Muchas veces lo que haga es hablar del tema que se presenta en alguna carta para dirigirme a esa persona.
—Decís que es difícil tener un domingo libre en tu casa, pero cuando estás, ¿qué te gusta disfrutar de tu hogar?

—Disfruto mucho descansar en mi sillón, algo sencillo, pero que lo adoro. Me siento a escuchar mi tocadiscos y leo mucho porque tengo ahí al lado una biblioteca. También soy del que le gusta hacer limpieza profunda en la casa y además me encanta cocinar. Miro también series, soy fanático de Sherlock.
—Tenés más de 20 años de carrera, ¿qué cambió en estos años y qué esencia queda?

—Sí, he cambiado en lo absoluto, partiendo de la base de que era un niño cuando empecé, todos los avatares por los que atravesamos nos cambian. Las cosas que pensaba que tenía establecidas, con el tiempo, han cambiado. Tenía concepciones musicales, formas de trabajar que también se han modificado, sellos míos que cambié. Esto tiene que ver con que soy un hombre que respeta y se siente a gusto con los cambios, con salir de la zona de confort como se dice.
—¿Pensás que tenés un público determinado que te escucha?
—No, no pienso que haya un target de público determinado y lo veo en mis conciertos, vienen de todas las edades y se divierten mucho.
—Recibiste muchos premios en estos más de 20 años, ¿cuál fue el más importante?

—El premio más importante es el que me entregan de forma simbólica no tangible, lo que el público me regala. Cuando la gente te aplaude en un concierto es algo hermoso que te lo llevás con vos en el corazón.

El mayor premio es dedicarme a lo que me gusta hacer.

—¿Qué recuerdo tenés de tu visita a Corrientes?
—Me pasó algo muy particular en Corrientes, fui en el año 1998 y regresé luego de 12 años, fue como que nunca dejé de ir a visitarlos. El afecto del público creció mucho en esos años y es muy conmovedor. Recuerdo que en el año 1998 tocaba un grupo brasilero y se llenó el anfiteatro, pensaba que debían quererlos mucho para llenar un lugar así y ahora siento eso, un cariño muy grande de parte de la gente que colma el Cocomarola cuando voy.
—¿Cuál es el mensaje para los que aman tu música y quieren verte en noviembre?

—Quienes hayan ido alguna vez, saben que damos todo y los que no fueron que disfruten de esta oportunidad. Este concierto será largo y va a recorrer toda mi trayectoria musical desde los once años hasta la fecha, no se lo pueden perder.